Economía

Fiebre de 'oro rojo' despierta interés
en agricultores

El valor de los frutos rojos ha hecho que cada año más productores de Michoacán y Jalisco opten por este cultivo, puesto que una tonelada de berries se paga en poco más de 20 mil pesos, frente
a los 3 mil por la misma cantidad de maíz.
Valente Villlamil
03 abril 2016 22:11 Última actualización 04 abril 2016 5:5
berries

El rendimiento de la siembra de berries -frutos rojos- sólo es superada en 30 por ciento por los aguacates que se venden en 26 mil pesos la tonelada(Bloomberg)

Una nueva fiebre de “oro rojo” ha despertado el interés de los agricultores de Michoacán, Jalisco y Baja California, que comenzaron a cultivar frutos rojos debido a la alta rentabilidad que dejan las berries.

Un productor especializado en frutos rojos –zarzamoras, arándanos, frambuesas y fresas- gana hasta seis veces más frente a uno que siembra maíz, pues la tonelada de berries se paga en poco más de 20 mil pesos, frente a los 3 mil que cuesta la misma cantidad de maíz.

El rendimiento de la siembra de berries sólo es superada en 30 por ciento por los aguacates que se venden en 26 mil pesos la tonelada.
El valor de las berries ha hecho que cada año productores opten por entrar a este cultivo a tal grado que en los últimos 10 años la superficie sembrada con estas frutillas creció 179 por ciento al pasar de 8 mil 968 hectáreas en 2005 a más de 25 mil el año pasado, de acuerdo con el Sistema de Información Agropecuaria y Pesquera (SIAP).

Jesús Valdés, fundador de la productora y exportadora de frutos rojos Main Land Farms, reconoció que aunque la inversión es alta - de al menos medio millón de pesos por hectárea - su rentabilidad es superior a la de otros cultivos.

Michoacán, Baja California y Jalisco son los principales productores del país, pues aportan el 85 por ciento del valor de la producción nacional. El principal destino de exportación es Estados Unidos, con poco más del 90 por ciento de los envíos, le siguen Europa y mercados en Asia como Japón y Hong Kong.

La exportación de berries -que incluyen fresas, frambuesas, zarzamoras, arándanos y blueberries- alcanzó en 2015 un valor de mil 501 millones de dólares, apenas 380 millones menos que el aguacate y 321 millones menos que el jitomate, de acuerdo con datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

El 80 por ciento de las exportaciones son destinadas a cadenas como Costco, Wal-Mart y Target donde pueden encontrarse las berries mexicanas bajo marcas como Naturipe, BerryFresh, Driscoll’s y Red Blossom.

Con crecimientos sostenidos de exportación de doble dígito cada año, los productores de berries mexicanos ya tienen como objetivo convertirse en el producto agrícola con el mayor valor de exportación.

“Si seguimos con esta tasa de crecimiento en cuatro años estaremos en el primer lugar con el doble de producción”, dijo el presidente de la Asociación Nacional de Exportadores de Berries (Aneberries), Mario Andrade.

Actualmente México produce 30 por ciento del volumen de exportación de berries en el mundo. En esta línea, el vicepresidente de Driscoll’s México, Mario Steta, estima que para 2020, el valor de las exportaciones podrá ubicarse para alcanzar los cerca de 3 mil millones de dólares.

“Con esa lógica seguro estaremos sobrepasando al aguacate y el jitomate que son los productos insignia por valor”, dijo Steta.
En el 2006, México apenas exportaba 450 millones de dólares y para 2015 la cifra prácticamente se triplicó.

Las más de 390 mil toneladas y mil 500 millones de dólares exportados de berries han tenido un costo para la industria, en específico en Baja California, donde desde el año pasado cientos de jornaleros del valle de San Quintín, en Ensenada, se han manifestado en demanda de mejores condiciones de trabajo.

MALAS CONDICIONES
Esta situación, según Mario Steta, es el gran reto del sector pues, afirma, “los próximos años tienen que estar centrados en la mejora de las condiciones de los trabajadores del entorno rural (...) si no, sí nos vamos a quedar sin gente”.

Entre las malas condiciones que los jornaleros, muchos de ellos originarios de Oaxaca y Guerrero- han demandado se cuentan los bajos salarios y las viviendas paupérrimas en las que viven, junto con sus familias. Además, sus protestas han sido seguidas por operativos de la policía local en los que las fuerzas de seguridad son enviadas a las colonias en las que habitan, dejando decenas de heridos e irrumpiendo en las casas de los jornaleros, de acuerdo con ellos mismos.

exportacion