Economía

Fed, China y crudo,
los mayores riesgos
para 2016: expertos

De acuerdo con economistas, para 2016 México puede verse afectada no sólo por la incertidumbre creada por la Fed o China, sino también por los precios del petróleo, que de continuar bajos, los ajustes que se hagan al gasto público tendrían un efecto negativo en el crecimiento del país.
Daniel Villegas
08 septiembre 2015 0:32 Última actualización 08 septiembre 2015 5:5
China

Una crisis económica en China puede afectar a la economía mexicana para 2016, indicaron economistas. (Bloomberg)


CIUDAD DE MÉXICO.- Los principales factores que podrían ocasionar un deterioro en la economía mexicana en 2016 son el alza en las tasas de interés por parte de la Fed, una desaceleración de la economía China y menores precios y producción petrolera, pues ocasionaría un deterioro del gasto de gobierno.

Así lo señalaron economistas consultados por El Financiero. “Entre los factores negativos que podrían deteriorar el crecimiento está una recesión mundial, una fuerte aversión al riesgo en los mercados financieros internacionales, ya sea por la incertidumbre creada por la Fed y/o por una crisis financiera en China” comentó Sergio Kurczyn, director de estudios económicos de Banamex.

En cuanto al petróleo, Gabriel Lozano, director de investigación económica de J.P. Morgan, explicó que si continúan bajos los precios del petróleo, los ajustes al gasto público tendrán un efecto negativo en el crecimiento de corto plazo, pero permitirán enfrentar de mejor manera los retos macroeconómicos de mediano y largo plazo.


La mediana de los especialistas espera que la tasa de referencia del Banco de México se ubique en 4 por ciento al cierre de 2016, cuyo incremento se llevará a cabo como respuesta al alza que la Fed genere en su tasa referencial, no obstante la pregunta sobre cuándo y cuánto subirán las tasas mantiene en suspenso a los mercados.

De igual forma, una desaceleración de la economía de China preocupa a los analistas, pues se presentaría un menor crecimiento mundial, ya que la economía asiática sirve de arrastre a un gran número de países en vías de desarrollo porque importa una gran cantidad de energéticos y otras materias primas.

También se consideró la posibilidad de una crisis financiera en el gigante asiático, que tendría efectos de alcance global.

No obstante, Gabriel Lozano comentó que la poca correlación con el ciclo económico en China permite a México mantenerse relativamente alejado del impacto global de una desaceleración en esa economía. En el mismo sentido, al ser una economía poco dependiente de las exportaciones de materias primas, limita el daño sobre su exposición al comercio internacional.

En otro plano Sergio Kurczyn añadió que un problema interno podría ser vía deterioro de la percepción de disciplina fiscal y añadió que existe el riesgo de una aceleración de la inflación resultado del traspaso cambiario, lo que en ambos casos podría llevar a un aumento significativo de las tasas de interés locales.