Economía

'Fantasma' zapatista se aparece en próxima licitación petrolera

En el municipio chiapaneco de Tecpatán pobladores incendiaron la alcaldía el mes pasado en protesta por el plan del Gobierno de subastar una franja de tierra alrededor de su comunidad. Hechos que, guardando las proporciones, hacen recordar al levantamiento de 1994.
Bloomberg
28 marzo 2017 12:17 Última actualización 28 marzo 2017 12:18
tecpatan

(Bloomberg)

Cuando una multitud indignada incendió la alcaldía de la ciudad mexicana de Tecpatán el mes pasado, envió una llamarada de advertencia a través de un país ya tenso como consecuencia de las políticas del presidente estadounidense Donald Trump.

El motivo de indignación era el petróleo, específicamente el plan del gobierno de subastar una franja de tierra alrededor de su comunidad agrícola a perforadores privados.

La población local dice que no se le informó que se había fijado una fecha, el 12 de julio. Al enterarse, pobladores locales incendiaron la alcaldía de dos pisos, que ahora está calcinada y abandonada, con las ventanas destrozadas y la puerta de hierro encadenada. El reloj de su torre se detuvo a las 10:55.

En cierto sentido, y guardando las proporciones, los disturbios recuerdan el pasado, en especial la década de 1990, cuando los rebeldes zapatistas recorrían la región y declaraban la guerra al TLCAN. Pero el hecho de que el blanco actual sea la política energética del gobierno podría significar problemas futuros.

El presidente Enrique Peña Nieto trata de reanimar la industria petrolera mexicana con la incorporación de capital extranjero, y es por eso que la tierra alrededor de Tecpatán está en juego. El favorito para las elecciones presidenciales del próximo año, Andrés Manuel López Obrador, promete revertir los cambios.

AMLO, tal como se le conoce, tiene buenas probabilidades de ganar gracias a Trump. El nuevo presidente estadounidense ha indignado a los mexicanos, lo que ha generado la apertura perfecta un aspirante que promete enfrentarse a los extranjeros y los grandes negocios y dar prioridad a la población local.

Ese es el mensaje de AMLO, y coincide con el ánimo que imperaba a principios de marzo en el húmedo salón de hormigón de Tecpatán donde estaban reunidos los líderes comunitarios para planificar más actos de resistencia.

"Tenemos que cuidar nuestra tierra, ya sea con machetes, con pistola o con lo que sea, la vamos a defender", dijo Elmer Escalante, un maestro de escuela primaria.

"El desarrollo petrolero aquí no significará empleos para nosotros. Será la ruina para nuestra tierra".

1
PROMESAS

 

tecpatan


Las reformas de Peña Nieto abrieron la puerta para que gigantes como Chevron y Exxon Mobil operen en México por primera vez desde que el gobierno asumió el control total de la industria hace casi 80 años.

La expropiación sigue teniendo mucho peso en la memoria nacional.

Una gran fuente en la Ciudad de México la conmemora, y los empleados de la petrolera estatal Pemex se reunieron este mes, como lo hacen cada año, para celebrar su aniversario.

En los tumultuosos días posteriores a la expropiación de 1938, mexicanos ricos y pobres donaron lo que pudieron, desde abrigos de pieles y joyas, hasta cerdos y pollos, para contribuir a pagar a las compañías petroleras extranjeras.

Es por eso que el desafío de López Obrador tiene gran resonancia, mientras que la justificación de Peña Nieto de su política la tiene cada vez menos.

A los mexicanos se les dijo que los precios de la energía bajarían a medida que fluyera la inversión. Hasta el momento, ha ocurrido lo contrario.

Cuando el gobierno aumentó los precios de la gasolina el 1 de enero, las protestas y los disturbios estallaron en todo el país, la popularidad del presidente cayó a niveles sin precedentes y López Obrador aumentó su ventaja en las encuestas.

AMLO promete un referéndum sobre el mantenimiento de los recursos energéticos bajo control nacional, aunque dijo este mes en una entrevista que no habrá una "acción autoritaria" para confiscar activos.

1
"ELLA ESTÁ FELIZ CON SU DETENCIÓN"

 

tecpatan


Sin duda los impulsores de la reforma energética de México tenían muchas razones para sostener que hacían falta conocimientos y capital extranjero.

Luego de alcanzar un pico en 2004, la producción anual de petróleo ha declinado año tras año a medida que se agota el yacimiento gigante Cantarell en aguas someras del Golfo de México.

El gobierno dice que con la llegada de las mayores compañías productoras del mundo se revertirá esa tendencia porque podrán extraer el petróleo de aguas profundas a las que Pemex no puede acceder debido a sus limitaciones tecnológicas.

Aun si gana AMLO será difícil hacer retroceder el reloj, dijo Duncan Wood, director del Instituto de México del Centro Internacional Woodrow Wilson para Académicos en Washington.

Es probable que le falte apoyo legislativo para aprobar la medida. También podría ser necesario un fallo de la Suprema Corte y, por otra parte, “la reforma energética estará empezando a rendir frutos a esa altura en términos de elevar la producción petrolera y la recaudación fiscal”.

Sin embargo, tal vez en respuesta, el gobierno está acelerando sus planes.

Desde 2015 se han vendido los derechos de alrededor de 40 áreas.

Una cantidad similar se licitará este verano, cuando la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) espera reunir hasta 2 mil 800 millones de dólares a partir de ventas onshore (terrestres).

Trece compañías, entre ellas la francesa Total, la colombiana Ecopetrol, la canadiense Gran Tierra Energy, han expresado su interés.

México “necesita más participantes” para hacer de la venta un éxito, dijo el comisionado Juan Carlos Zepeda en una entrevista del 10 de marzo.

Dos de los nuevos bloques están en el norte de Chiapas, y la CNH dice que se perforarán en la zona por lo menos 12 pozos de exploración en una superficie de alrededor de mil 360 kilómetros cuadrados (525 millas cuadradas).

La mayor parte de los habitantes de la zona pertenece a la etnia Zoque, vinculada a las civilizaciones azteca y maya, cuya economía se basa en la ganadería, el maíz, las legumbres y el café.

“En Chiapas hay muchas comunidades autóctonas, y si no se dan muestras de sensibilidad a sus costumbres y tradiciones van a surgir problemas”, dijo Wood. “Si los inversionistas y el gobierno cometen errores”, la oposición ganará terreno, dijo.

En pequeños pueblos con nombres que se derivan del dialecto local de-Chapultenango, Ixtacomitán- protestas ya están agitando.

Los funcionarios de la Secretaría de Energía han visitado la región para información y consultas. Pero las comunidades como Tecpatán están aisladas: el servicio de telefonía móvil y el acceso a internet son lujos.

Lo que realmente extendió la noticia de la inminente subasta de tierras, dicen la población, fue el encarcelamiento de Silvia Juárez Juárez, madre de dos hijos, que organizaba la oposición.

"El gobierno local la arresto para silenciar el movimiento, pero al hacerlo se acaba de crear más conciencia y resistencia", dijo Sergio Cruz, residente Tecpatán que se ha convertido en un líder de protesta. "Fue un error".

En el Día Internacional de la Mujer este mes, cientos de personas marcharon a través de Tecpatán para denunciar los planes petroleros. Se realizaron enormes mantas con fotos de Juárez, y cantaron que los zapatistas están vivos.

Por supuesto, los disturbios de hoy está en nada a la escala anterior.

En menos de dos semanas en 1994, los zapatistas liberaron presos, prendieron fuego a los cuarteles del ejército y se apoderaron de ayuntamientos y ranchos a través de Chiapas.

Una represión militar siguió, dejando decenas de muertos, pero la rebelión siguió a fuego lento años después.

Y ahora se puede calentar de nuevo. La hermana de Silvia Juarez, Evanjelina, dijo que había visitado a la activista en una cárcel cerca de la capital Tuxtla Gutiérrez.

"Ella está feliz de su detención porque ha avanzado el movimiento," dijo Evanjelina. "Eso es lo que quiere. Hay que saber que en esta región protegemos nuestras tierras todo lo que podamos ".