Economía

Falsos los argumentos negativos sobre fracking: Semarnat

Necesitamos, señaló el secretario del Medio Ambiente, Juan José Guerra Abud, hacer el fracking, porque el país requiere gas natural.
Norma Anaya / Corresponsal
28 mayo 2014 18:14 Última actualización 28 mayo 2014 18:15
[Juan José Guerra Abud, titular de Semarnat, llamó a aprovechar la riqueza del país sustentablemente. / Cuartoscuro / Archivo]  

No hay actividad que no tenga consecuencias en el medio ambiente, expuso el funcionario. (Cuartoscuro/ Archivo)

CANCÚN.- Al considerar como falsos los argumentos negativos en torno al uso y efectos que se atribuyen al fracking para la extracción de gas natural, el secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Juan José Guerra Abud, afirmó que México no puede continuar en el estatus actual.

“Necesitamos hacer el fracking, porque necesitamos gas natural, si no lo tenemos, cómo vamos a cambiar el combustóleo y cómo dejaremos de usar otros combustibles más contaminantes”, señaló.

En el marco de la quintan asamblea del Fondo para el Medio Ambiente (GEF por sus siglas en inglés), Abud enfatizó que no hay actividad que no tenga consecuencias en el medio ambiente: "nuestra responsabilidad es minimizarlas”.

Además, agregó que no hay economía que no dependa de los hidrocarburos, pero se debe hacer una explotación responsable y respetuosa del medio ambiente para tener energía más limpia; ésa es la ventaja de la reforma energética: “el gran beneficiario es el medio ambiente”.

En este sentido, se refirió a la creación de la Agencias Nacional de Seguridad Industrial y Protección al Medio Ambiente, que plantea el gobierno federal, instancias que garantizarán que “bajo ninguna circunstancia se abuse del medio ambiente en la explotación o desarrollo energético”.

La agencia se basará en las mejores prácticas mundiales para garantizar el cuidado del entorno natural, aseguró el secretario del Medio Ambiente

Guerra Abud, también expresó que el fracking ha tenido avances tecnológicos en los últimos años y es falso que su uso destruya todo lo que está a su alrededor. “Cuando la actividad se hace respetando las mejores prácticas y cuidando el medio ambiente, no tiene por qué causar daño”, concluyó.