Economía

Exportaciones manufactureras siguen débiles

La exportación de productos manufacturados en México acumula 7 meses de descalabros, principalmente por la depreciación del peso, ya que en febrero solamente aumentaron 0.9% a tasa anual, de acuerdo con el Inegi.
Jassiel Valdelamar
28 marzo 2016 23:20 Última actualización 29 marzo 2016 10:55
Manufactura. (Bloomberg)

La importante depreciación del tipo de cambio debería comenzar a apoyar el crecimiento de las exportaciones en los meses próximos. (Bloomberg)

Las exportación de productos manufacturados en México siguen mostrando señales de debilidad al inicio de este año y la depreciación del peso mexicano observada en los últimos meses no ha podido compensar su desempeño negativo.

En febrero aumentaron apenas 0.9 por ciento a tasa anual en las cifras originales, luego de una caída de 3.86 por ciento en enero y un descalabro de 6.13 por ciento en diciembre del año pasado, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI).

Sin embargo, en las cifras ajustadas por estacionalidad las ventas al exterior de esta industria disminuyeron 3.33 por ciento a tasa anual, con lo que acumularon siete meses consecutivos a la baja. En la variación mensual bajaron 1.5 por ciento.

p6_web_debilidad_01

Luis Adrián Muñíz, subdirector de análisis económico de Vector Casa de Cambio, espera que la balanza comercial a lo largo de todo este año se vea persistentemente afectada por la actividad petrolera y que las exportaciones manufactureras mantengan debilidad en tanto el sector secundario de los Estados Unidos no se recupere del todo.

“La importante depreciación del tipo de cambio debería comenzar a apoyar el crecimiento de las exportaciones en los meses próximos, apoyando finalmente el crecimiento agregado de la economía”, agregó.

Las exportaciones totales del país disminuyeron 2.3 por ciento anual en el segundo mes de este año, con lo que sumaron ocho meses consecutivos a la baja.

CONSUMO IMPULSA IMPORTACIONES

Si bien el dato de la balanza comercial arrojó cifras negativas por el sorpresivo déficit de 725 millones de dólares y por la caída de 46 por ciento de las exportaciones petroleras, hay signos positivos que hablan de un impulso en el consumo interno.

A pesar de la depreciación del tipo de cambio, las importaciones crecieron 2.1 por ciento anual. Dos de sus tres grandes rubros reportaron mejoría, las de bienes intermedios (de -4.1 a 2.5 por ciento) y las de bienes de capital (de -11.3 a 5.6 por ciento), en tanto que el de bienes de consumo moderó su negativo ritmo de -12.4 a -2.3 por ciento.

Cabe destacar que las importaciones de bienes de consumo no petroleras, que están asociadas al gasto privado, crecieron cinco por ciento anual, mientras que las importaciones no petroleras de bienes intermedios (que son utilizadas como insumos del sector manufacturero) aumentaron 4.6% anual, según los resultados de la balanza comercial.

“El reporte muestra un comportamiento favorable de las importaciones no petroleras de consumo, lo cual sugiere que el gasto de los hogares mexicanos no se vio afectado ante el incremento en la volatilidad cambiaria durante el mes en cuestión”, comentaron economistas de Banorte en un reporte.

Destacaron que las importaciones de bienes de capital presentaron un mejor desempeño al estimado durante el segundo mes, lo que implica que a pesar de que las cifras de inversión se verán afectadas por el recorte presupuestal implementado durante el primer trimestre del año, la desaceleración de la inversión podría ser menor a la inicialmente estimada.