Economía

Evolucionan contratos
de servicios petroleros para elevar su valor

Con los contratos de servicios petroleros elaborados antes de la reforma energética se busca maximizar su valor y no bajar su costo, así como establecer incentivos para elevar la eficiencia operativa y reducir los tiempos no productivos.
Sergio Meana
23 abril 2015 0:2 Última actualización 23 abril 2015 5:5
Petróleo

Con los contratos "pre reforma" energética se busca maximizar el valor del servicio. (Archivo/Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO.- Con la reforma energética no sólo se crearon nuevos modelos de contratación como los de producción y utilidad compartida, sino que los que ya existían –los de servicios– también se modernizaron para incrementar el valor de los proyectos entre 5 y 6 veces, de acuerdo con un estudio de Ainda Consultores.

Tsimin-Xux y Ayatsil-Tekel, la principal apuesta de Pemex para elevar la producción, fueron los elegidos para que estos contratos sean utilizados por primera vez y el fallo de la licitación se dará a conocer en los próximos días.

La premisa que utilizó la Subdirección de Desarrollo de Campos para diseñar esta forma de contratación es la maximización de valor y no la minimización del costo, como respuesta a la reforma energética cuya base es precisamente la maximización de valor.

Otra de las principales premisas fue establecer incentivos para maximizar la eficiencia operativa y minimizar los tiempos no productivos, que se cuantificaron en una “función-tiempo”.


José Pablo Rinkenbach, director general de Ainda, señaló que de acuerdo con diversas estimaciones de generación de valor presente, entre 80 y 85 por ciento de la generación de valor para la nueva estrategia de contratación es resultado de la “función-tiempo”, es decir optimizar los lapsos muertos.

Esta nueva gama de contratos de servicios implica también un cambio en cuanto a la remuneración al contratista, pues ahora será con base en metros perforados o secciones terminadas.

Un cambio más. Los contratos de servicios anteriores basaron su estrategia en atender regiones, mientras que ahora lo harán en proyectos específicos.

También, los contratos de servicios “pre-reforma” consideran un conjunto de empresas que proveen entre dos y tres servicios cada una con lo que un solo proyecto tenía cerca de 40 contratistas.

Esta estrategia hace compleja las interfaces y la coordinación entre Pemex y las empresas, así como entre las contratistas mismas.
Debido a esto, se afecta la capacidad de ejecución de la petrolera, así como su desempeño, selección de proveedores, tiempos y costos, agregó Rinkenbach.

“Tan solo en proyectos de perforación y terminación en costa afuera implica el uso y coordinación de más de 40 contratos”, afirmó el empresario.

Así, todas estas ventajas, es decir, maximizar el valor, reducir los tiempos muertos, focalizar el proyecto, reducir el número de empresas contratadas y cambiar la remuneración darán como resultado un incremento de entre cinco y seis veces en el valor del proyecto.

Cabe señalar que Gustavo Hernández, director de PEP, dijo que el 13 de mayo se darán a conocer los primeros 11 de 22 contratos que migrarán de servicios a integrados.