Economía

EU elevará adopción
de chip en tarjetas

Empresas bancarias estadounidenses esperan que la migración a tarjetas de débito y crédito con chip alcance un 30 por ciento en octubre y 70 por ciento en 2016, puesto que el tamaño del mercado y el bajo número de personalizadores han impedido que este porcentaje aumente.
Leticia Hernández
21 agosto 2015 0:3 Última actualización 21 agosto 2015 7:33
tarjetas

Se espera que en Estados Unidos aumente la migración de las tarjetas con chip en este año y en 2016. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El volumen de tarjetas de crédito y débito en Estados Unidos, el tamaño del mercado y el reducido número de personalizadores, han complicado la migración de la banda magnética a la tecnología del chip EMV (Europay MasterCard Visa) esperando con optimismo que se alcance la meta de un 30 por ciento de migración para octubre de 2015, cuando cambiarán las políticas de responsabilidad sobre pérdidas por fraude con tarjetas, señaló Omar Pelcastre, director corporativo de Inteligensa.

El directivo de la multinacional con más de 27 años de experiencia en fabricación, emisión y personalización de plásticos y más de 200 millones de tarjetas que han migrado al chip, explicó que el “Acuerdo de Transferencia de Responsabilidades” expresó su optimismo para llegar al 30 por ciento en octubre y 70 por ciento para 2016.

“La migración va a ser paulatina y las metas que tienen los bancos tienen que ver con las cuentas más susceptibles de fraude. Habrá pequeños bancos muy locales o cajas de ahorro en donde el proceso llevará más tiempo. Otro factor que influye es que no cualquier empresa puede personalizar tarjetas y en consecuencia hay pocos personalizadores en Estados Unidos que puedan atender la gran demanda”, dijo en entrevista telefónica.

Por su parte, Larry Rubin, presidente del Consejo Directivo de la American Society de México, detalló que el tema de una tardía modernización de plásticos en Estados Unidos ha significado la escalada de fraudes en el país.

“El tema de que Estados Unidos no ha logrado la modernización de sus plásticos al cien por ciento ha provocado que sea más fácil sufrir fraudes. México ha adoptado la tecnología del chip y esto se ha reflejado en el movimiento que tuvo México desplazando a Estados Unidos en el ranking global (de pagos no realizados)”, comentó Rubin.

Explicó que la migración de los plásticos y otros dispositivos como cajeros y terminales de pagos hacia el estándar EMV (impulsado principalmente en México por los bancos de origen europeo), no es tarea fácil en Estados Unidos, el mercado más grande del mundo con más de mil 100 millones de plásticos en circulación.

“El costo para la migración a la tecnología EMV es enorme, además de que se trata de un mercado muy fragmentado. Si en México hay 20 expendedores de tarjetas y Estados Unidos son cientos”, dijo el especialista en entrevista y confío en que conforme se adopte esta tecnología irán reduciéndose los niveles de fraude.