Economía

Estiman integración
de BCS al sistema eléctrico...en 2018

Se pretende que hasta dentro de cuatro años la red eléctrica
de Baja California Sur quede conectado con Sonora a través de un cable submarino; el proyecto no se ha llevado a cabo debido a la poca rentabilidad que tiene la zona, puesto que sólo cuenta con 637 mil habitantes.
Sergio Meana
18 septiembre 2014 0:8 Última actualización 18 septiembre 2014 5:5
Baja California Sur

Los daños causador por Odile al sistema eléctrico en BCS pudieron ser menores con la conexión al SIN, el cual quedará listo hasta 2018. (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO.- El problema de la falta casi generalizada de electricidad en Baja California Sur ante el embate del huracán Odile se habría evitado o minimizado de tener la conexión con el Sistema Interconectado Nacional (SIN) lo que será posible hasta el 2018.

Para ese año se espera que la entidad quede integrada al SIN de acuerdo con información del Programa de Obras e Inversiones del Sector Eléctrico (POISE) 2012-2026.

Será por medio de un cable submarino tendido a una profundidad de 700 metros como quede la conexión con Sonora, el cual tendría una longitud de 88 kilómetros.

Estudios elaborados para determinar la factibilidad de interconectar Baja California Sur con el SIN han establecido que los mejores sitios para llevarlo a cabo son la población de Bahía Kino y El Infiernito en Baja California Sur.


Iniciará también la construcción de un gasoducto entre las ciudades de La Paz y Todos Santos este mismo año, según el programa para mejorar la calidad del servicio.

El diagnóstico actual es que existe un sistema aislado en el estado, que lo hace muy vulnerable a los embates de cualquier tormenta o huracán.
“Para satisfacer los crecimientos en el mediano plazo, se analiza la conveniencia de interconectar este sistema con el SIN de tal manera que se pueda contar con una fuente de energía segura, confiable y a un menor costo, así como facilitar el desarrollo sustentable de esta región del país.

“El sistema eléctrico interconectado de BCS es longitudinal (500 km) y con frecuencia se ve sometido a huracanes y tormentas tropicales durante la temporada de lluvias”, señala el texto.

Hoy, un total de 239 mil 211 o 92 por ciento de los usuarios del servicio eléctrico de la entidad no cuentan con electricidad debido al paso del huracán Odile, de acuerdo con el último dato de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), hasta el cierre de esta edición.

El suministro de la demanda de la zona de Los Cabos se realiza con generación local mediante unidades que consumen diesel, cuyo alto costo de operación e impacto ambiental influyen negativamente en el desarrollo turístico de esta región.

Los planes que avanzan lento, según analistas, desde 2012 apuntan a que para el 2027 exista una capacidad total de mil 54 megawatts (MW) con una demanda de mil 195 MW y una reserva de capacidad de 158 MW, así como un margen de reserva requerido por 150 MW.

POCA RENTABILIDAD

Analistas coincidieron en que el mayor problema por el que no se ha llevado a cabo este proyecto de conexión es por la poca rentabilidad que tiene la zona dada su poca población que es 637 mil habitantes, o el 0.6 por ciento del total del país, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Miguel Toro, consultor del Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC), afirmó que no sólo la electricidad está desconectada en la península, sino diversos servicios.

“Durante muchos años Baja California Sur y Baja California han estado desconectados del SIN, mucho tiene que ver con que no es demasiado rentable el mercado que está allá. Hay tan poquitas personas en la península que no ha sido costeable conectar el sistema ya sea por abajo del agua o por alguna otra forma”, indicó Toro.

Lo más sencillo y lo más directo sería por el Mar de Cortés o por el Mar de Baja California, porque es la distancia más corta desde Mazatlán, Manzanillo o Sonora, describió Toro.

El sistema además de estar interconectado es muy endeble precisamente cuando se enfrenta a huracanes como Odile que en estos momentos tiene sin luz a la mayoría de los usuarios de la CFE.

“Cuando llega un huracán se desconecta más porque es un sistema más endeble, no porque sea de peor calidad, pero si porque hay menos infraestructura, entonces, por ejemplo, cuando falla un transformador se desconectan más cosas y como hay menos gente, menos empleados de CFE”, aseguró el analista.

PRUEBA PARA LA REFORMA ENERGÉTICA

Este mismo año debería iniciar la construcción de un gasoducto entre las ciudades de La Paz y Todos Santos.

“Yo supondría que con la reforma sí va a tener una mejora en un sentido porque como se quieren ahorrar costos y si en la península están generando mucho a partir de diesel, pues ellos van a buscar hacerlo de forma más barata, digamos gas natural”, planteó. La construcción de dicho proyecto ha avanzado de manera lenta año tras año, lo que se esperaría cambie con la reforma.

“Si uno revisa las perspectivas del sector siempre dice que están en construcción y la conexión y eso viene desde hace como tres años, no está parado pero como que va muy despacito, yo supondría que con la reforma sí va a tener una mejora en un sentido”, observó Toro.

Al ser un tema con baja rentabilidad económica quien debe asumir el costo para generar un beneficio social es el Estado, según Arturo Carranza, analista de Solana Consultores.

Con cableado submarino la CFE interconectará la península de Baja California con el resto de la red eléctrica del país.