Este es el camino para crear empleo de calidad, según el CEESP
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Este es el camino para crear empleo de calidad, según el CEESP

COMPARTIR

···

Este es el camino para crear empleo de calidad, según el CEESP

El CEESP revela en sus informe que la creación de nuevos empleos se concentra en los niveles salariales más bajos y sin acceso a servicios de salud.

Leticia Hernández
21/05/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La inversión productiva es el camino para mejorar las condiciones laborales con empleos mejor pagados y combatir la pobreza, de ahí la importancia de un entorno en el que la inversión pública sea detonador de la privada, señala el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

“La importancia que tiene estimular la inversión productiva, especialmente la del sector privado, que es la principal fuente de crecimiento y generación de empleos. Solo de esa manera será posible reducir los niveles de pobreza”, advierte en su comentario semanal dedicado a mejorar el mercado laboral.

Recientes cifras sobre empleo parecen ser muy positivas, pero conforme se analizan bajo otros indicadores, la evidencia indica una precarización del empleo, falta de acceso a servicios médico y niveles de salario bajos.

El informe explica que la mayor parte de la creación de nuevos puestos de trabajo se sigue concentrando en los niveles salariales más bajos y sin acceso a servicios de salud. “Es por ello que, los esfuerzos se deben centrar en el estímulo de la inversión productiva que propicie un incremento importante en el acervo de capital, con la posibilidad de ampliar las fuentes de trabajo con mejores condiciones”, advierte.

En la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Inegi para el primer trimestre del año, la población ocupada sumó 52.9 millones de personas, lo que significó un aumento de 1.1 millones respecto al mismo lapso del año pasado, el segundo mayor avance para un primer trimestre en los que va del sexenio.

La falta de inversión ha limitado la posibilidad de una mayor creación de empleos formales mejor remunerados. La creciente demanda de empleo frente a limitada apertura de fuentes de trabajo, incide en el nivel de los salarios que se ofrecen, contribuyendo a la precarización del empleo.

Los datos de la ENOE indican que, del total del aumento anual en el número de ocupados, 2.2 millones de personas lograron ocuparse con un ingreso de hasta dos salarios mínimos, mientras que la ocupación de quienes tienen ingresos superiores a los 2 salarios mínimos se redujo en 1.9 millones de personas.

En el indicador de acceso a los servicios de salud, 32.6 millones de personas no cuentan con esta prestación determinante de la calidad del empleo.

Otro indicador que resalta la precarización del mercado laboral, es la tasa de condiciones críticas de ocupación. En el primer trimestre del año representó el 15.5 por ciento de la población ocupada, el porcentaje más alto desde que se inició la serie en 2005. Esto quiere decir que son 8.2 millones de personas las que se encuentran en esta condición laboral.

Finalmente, la brecha laboral, que integra a los desempleados, subempleados y los disponibles para trabajar que están clasificados en la población no económicamente activa, concentró a 11.1 millones de personas, que se puede considerar la necesidad real de empleos de tiempo completo que requiere actualmente el país. Como porcentaje de la fuerza laboral disponible representó 18.3 por ciento, una décima por debajo del resultado del mes previo, y el porcentaje más bajo desde el segundo trimestre del 2006.

“No hay duda de lo benéfico que resulta para la población tener mayores oportunidades de ocupación, pero de igual importancia o más quizá, es que esta sea de calidad, de tal manera que permita que los trabajadores puedan satisfacer sus necesidades familiares”, expone el análisis del CEESP.