Economía

Estabilidad y disciplina fiscal, prioridades
en 2015: Hacienda

Mantener la disciplina fiscal y la estabilidad macroeconómica, así como la implementación completa de las reformas estructurales serán las prioridades para este año del gobierno federal, indicó la Secretaría de Hacienda en el Informe Semanal de su Vocería.
Notimex
18 enero 2015 17:4 Última actualización 18 enero 2015 17:4
Peso (Bloomberg)

Estabilidad macroeconómica, prioridad para 2015, señala Hacienda.  (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Para este año, las prioridades para el gobierno federal serán mantener la disciplina fiscal y la estabilidad macroeconómica, así como implementar la agenda de reformas estructurales de manera completa y a tiempo, indicó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

La dependencia destacó que el gobierno federal ratifica su compromiso con mantener las condiciones de estabilidad macroeconómica y disciplina fiscal que permitan al país enfrentar de una mejor manera el entorno internacional que estamos viviendo.

Asimismo, seguirá implementando aceleradamente las reformas estructurales y promoviendo una mayor eficiencia, eficacia y transparencia en el uso de los recursos públicos para estimular la actividad económica que se traducirá en más inversiones, más empleos y mejores condiciones de vida para todos los mexicanos, aseguró.

En el Informe Semanal de su Vocería, Hacienda indicó que para alcanzar el primer objetivo se habrán de cumplir con las metas de finanzas públicas anunciadas para este año y los siguientes, como un déficit público decreciente, de 1.0 por ciento en 2015, de 0.5 por ciento en 2016 y un presupuesto equilibrado para 2017.



Además, se ha planteado que el saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público (medida más amplia del endeudamiento) se mantenga en niveles cercanos a 42 por ciento del Producto Interno Bruto en el mediano plazo, lo que implica no recurrir a mayor endeudamiento en los próximos años.

Por otro lado, mencionó, se prevé que el déficit en la cuenta corriente se mantendrá bajo, en alrededor de 2.0 por ciento del PIB, para protegernos contra una posible salida de capitales del país.

La apertura comercial y la disciplina fiscal y monetaria aplicada en este periodo han permitido elevar la competitividad de un amplio número de sectores de la economía, así como mantener la estabilidad macroeconómica en el país.

No obstante, en ese mismo periodo la tasa de crecimiento económico se encuentra por debajo de 2.6 por ciento anual en promedio debido tanto a factores externos como internos que no han permitido a nuestro país alcanzar su potencial de crecimiento.

Particularmente, en 2014 el crecimiento económico se vio afectado principalmente por un entorno internacional complejo y las perspectivas para 2015 muestran que todavía enfrentaremos retos importantes.

Por ejemplo, apuntó, en los últimos meses se observa un incremento importante en la aversión al riesgo por parte de los inversionistas internacionales, lo que aunado al esperado incremento de tasas en Estados Unidos, generará el traslado de capitales hacia los bonos que emita ese país, por considerarse de menor riesgo.

El segundo reto, indicó la dependencia, está asociado a la volatilidad en el mercado petrolero, pues desde mediados del año pasado se comenzó a observar una profunda disminución en los precios del petróleo a niveles mínimos que no se presentaba desde 2009.

Finalmente, el tercer reto que enfrenta la economía mexicana es una perspectiva de menor crecimiento a nivel mundial, refirió la dependencia federal.

La Secretaría de Hacienda que esta diferenciación de México respecto a otras economías emergentes se debe en gran medida a las condiciones de estabilidad macroeconómica y a las perspectivas favorables de desarrollo en el mediano plazo.

Aunado a esto, México actualmente cuenta con las reservas internacionales más altas en su historia, poco más de 193 mil millones de dólares, a las cuales se suma una liquidez incondicional por parte del Fondo Monetario Internacional, a través de una Línea de Crédito Flexible (LCF) de aproximadamente 70 mil millones de dólares.

Así, destacó la Secretaría de Hacienda, México cuenta con 263 mil millones de dólares para hacer frente a una eventual salida de capitales.