Economía

Sexo, mentiras y abuso de poder en la Universidad de Stanford

De la Graduate School of Business de la Universidad de Stanford han surgido importantes ejecutivos de empresas como Microsoft y General Motors y es hoy un polo mundial de innovación en materia de gestión empresarial. Un reciente escándalo sexual que involucra al propio decano la sacudió hasta sus cimientos.
Bloomberg
13 octubre 2015 22:28 Última actualización 18 octubre 2015 8:57
decano stanford

Garth Saloner dimitió como decano de la Graduate School of Business de la Universidad de Stanford. (Bloomberg)

Bajo la dirección del decano Garth Saloner, la Graduate School of Business (GSB) de la Universidad de Stanford ha atravesado una importante transformación.

Hace cuatro años estrenó un nuevo campus de 345 millones de dólares en Palo Alto, y es hoy un polo mundial de innovación en materia de gestión empresarial. Forma a ejecutivos en Bangalore, Pekín, Londres, Nueva York, Santiago y Sao Paulo; hurta académicos de primer nivel a su rival Harvard; ostenta la tasa de admisión más baja del mundo (7 por ciento) y el salario base promedio más alto para los egresados de su máster en Administración de Negocios (125 mil dólares al año).

Con todo, la prestigiosa escuela está inmersa en su propio problema gerencial por un escándalo sexual.

1
 

El 14 de septiembre, Saloner, de 60 años, conmocionó a la comunidad de Stanford al anunciar que dimitiría al final del año escolar. La noticia de su renuncia corrió por todo el campus.

ME. Sexo, mentiras y supuesto abuso de poder en la Universidad de Stanford.

En su declaración, Saloner indicaba que no quería que "una demanda infundada vinculada al conflictivo divorcio entre un antiguo miembro de la facultad y uno actual" dañara la reputación de la escuela. Horas más tarde se supo, por un artículo publicado por Poets & Quants, un sitio web dedicado a las escuelas de negocios, que contra Saloner y la universidad pendía una demanda por discriminación.

1
 

Presentada por el ex profesor James Phills, la demanda alega que el decano Saloner conspiró con su amante Deborah Gruenfeld (esposa de Phills en vías de divorcio y profesora de la GSB) para sacar a Phills de la escuela y de la casa que la pareja compartía en el campus.

Deborah Grünfeld, profesora de la Graduate School of Business en la Universidad de Stanford. (Tomada de video)


La querella, en manos de la Corte Superior del Condado de Santa Clara en San José, busca establecer si Saloner, tras informar al administrador académico de Stanford John Etchemendy de su relación sentimental con Grünfeld, se excusó debidamente de cualquier decisión que atañera a la pareja.

También está en cuestión si Etchemendy se aseguró de que Saloner no tomara parte en las decisiones relativas a Phills y Gruenfeld, en conformidad con la ley estatal y la política de la escuela. La demanda sostiene que Phills, quien es negro, ha sufrido "hostilidad laboral y represalias por parte de Saloner" y discriminación por su estado civil, raza y género.

Saloner y Stanford niegan las acusaciones de discriminación de Phills y dicen haber respetado todas las leyes y políticas universitarias. Stanford afirma que Saloner se abstuvo de intervenir en cualquier decisión que incumbiera a Phills, y que la universidad rescindió el contrato de Phills este año porque él optó por no regresar de una licencia prefiriendo un empleo más lucrativo en Apple.

Phills fue tratado "justa y equitativamente", sostiene Stanford, y la GSB, bajo Saloner, "sigue desempeñándose en niveles excepcionalmente altos."

Al interior de la escuela, la reacción a la dimisión de Saloner y al triángulo sentimental que lo envolvió, está dividida. Muchos miembros de la facultad están decepcionados por la salida de Saloner, pues desde su nombramiento en 2009 amplió los 15 profesores titulares de la facultad a 124, consolidó varios programas y liberó más dinero de los 220 millones de dólares de presupuesto anual de la escuela para el reclutamiento y la investigación.

Sin embargo, tiene menos admiradores entre el personal no académico, las personas que realmente hacen funcionar la escuela. Muchos de ellos describen una administración regida por el miedo, con un decano que intimida a los subordinados que lo desafían, retira fondos de programas que no encajan en su agenda y despide bajo cualquier pretexto.

En palabras de Sharon Hoffman, exvicedecana que dirigió el programa de MBA de 2001 hasta que fue depuesta y renunció en 2012:

Cuando Garth entró, pasamos de buenos días en Estados Unidos a la Rusia Soviética.

Saloner cursó un MBA en la Universidad de Witwatersrand en Johannesburgo y un doctorado en economía en Stanford en 1982. Fue profesor en el MIT durante ocho años, y luego regresó a la GSB en 1990 para quedarse. Bajo su decanato, la GSB se apuntaló como el sitio donde completaban su educación los multimillonarios en formación.

Formadora de ejecutivos
Famosos en la historia de la Graduate School of Business:
- Mary Barra, CEO de General Motors, perteneciente a la generación 1990
- El primer empleado a tiempo completo de EBay, Jeffrey Skoll, obtuvo su MBA en Stanford en 1995
- El exCEO de Microsoft, Steve Ballmer, abandonó la GSB en 1980 para convertirse en el primer director comercial de su amigo Bill Gates

Deborah Gruenfeld, una psicóloga social con un doctorado de la Universidad de Illinois, es una de las principales expertas del mundo en psicología del poder. Y quien fuera su esposo, Phills, fue campeón de lucha en Harvard, donde obtuvo su doctorado en comportamiento organizacional.

Se conocieron en 1994, mientras Phills enseñaba en Yale y Gruenfeld en la Kellogg School of Management de la Universidad Northwestern. Se casaron en 1999 y al año se mudaron a Stanford, adquiriendo una vivienda en el campus con un préstamo de bajo interés otorgado por la universidad gracias al empleo de Gruenfeld.

Allí prosiguieron sus carreras. Ella como docente y escritora prolífica, mientras que Phills se convirtió en un director del Center for Social Innovation de la GSB, un centro responsable de dirigir programas de capacitación administrativa para el gobierno y para líderes de organismos no lucrativos.

Aunque el centro de innovación social atraía muchos estudiantes, Saloner pensó que el énfasis en el impacto social no era directamente útil para los estudiante de negocios y la facultad, así que en 2012 recortó el presupuesto del centro y Phills perdió buena parte de sus ingresos como profesor cuando el centro dejó de ofrecer sesiones de capacitación.

En mayo de ese año, Saloner y Gruenfeld comenzaron a salir, Phills pidió una licencia para enseñar administración en Apple. Y poco después la GBS reanudó su programa de capacitación bajo otro profesor, una situación que Phills describe como parte de la conspiración del decano y su exmujer para impedir que volviera.

Grünfeld dejó a Phills en junio de 2012. Ese mismo mes Saloner había enviudado. Tras unas cuantas citas, acordaron comunicarle a Etchemendy su relación sentimental. Dado que la licencia de Phills estaba por vencer, la facultad tenía que decidir su futuro en la escuela, un futuro que estaba en las manos de Saloner.

Etchemendy, dándose por enterado de la situación, le escribe a Saloner en un correo: “Apoyo totalmente lo que decidas con respecto a Jim (Phills), lamentaría mucho perder a Deb.” En su declaración judicial Etchemendy expresó: “Habíamos contratado a Jim porque queríamos a Deb. Así que si perdíamos a Jim, no habría sido una tragedia. Pero perder a Deb era una tragedia.”

El 4 de noviembre de 2012 Phills fue notificado que, dado que su cónyuge ya no vivía con él, debía pagar 750 mil dólares que Stanford había prestado al matrimonio años antes para la compra de la casa. Phills trató de negociar una excepción para permanecer en la casa familiar con sus hijas y su madre, la respuesta fue no.

Etchemendy recibió en 2014 una carta firmada por 46 empleados actuales y antiguos de la GSB (la mitad de ellos aún trabajaba en la institución) que se quejaban del “entorno laboral hostil, en especial para las mujeres y los mayores de 40 años, gobernado por agendas personales, favoritismo y miedo”.

Los firmantes pedían que no se nombrara otra vez a Saloner como decano por cinco años más, y advertían que su romance con una subordinada, que estaba casada con otro subordinado, era un “pobre ejemplo” para los estudiantes y era un “comportamiento estereotípico de muchos CEOs desacreditados”.

Etchemendy se reunió con los firmantes en el verano de 2014 para decirles que había ratificado a Saloner en el cargo. El decano consiguió un nuevo mandato y Phills se consiguió un abogado y demandó.