Economía

En tratados comerciales importa la opinión de la IP

Lo que hagan los empresarios con las condiciones definidas es la parte más importante dentro de un tratado comercial, señaló directivo del Departamento de Comercio de EU, quien comentó que su país y México deben trabajar juntos para competir mejor.
Eduardo Aguilar
14 agosto 2016 22:53 Última actualización 15 agosto 2016 5:5
max

Brian Brisson comentó que México y Estados Unidos no compiten entre ellos, sino que fabrican juntos para competir con el mundo. (Cortesía)

Lo más importante de un tratado no es lo que piensen los gobiernos, sino lo que hagan los empresarios con las condiciones dadas, opinó Brian Brisson, ministro Consejero de Asuntos Comerciales del Departamento de Comercio de Estados Unidos en referencia al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA en inglés).

“Hay compañías estadounidenses que llegaron a México mucho antes de que existiera cualquier acuerdo. Ahora sería difícil trabajar sin el NAFTA porque las cadenas de valor entre ambos países están muy integradas. Sin tratados habría que construir una fábrica en cada mercado objetivo con producción limitada, lo que elevaría los costos.

México y Estados Unidos no competimos entre nosotros, sino que fabricamos juntos para competir con el mundo. Cada vez que aumentamos nuestros costos de producción nos vemos desfavorecidos contra otros competidores globales, entonces hay que trabajar juntos”, apuntó el ministro.

Por su parte, Martín Cano, consejero de Proméxico en Chicago, resaltó que la retórica proteccionista que se ha presentado en Estados Unidos en los últimos meses es una constante de las elecciones presidenciales, donde el libre comercio es un constante chivo expiatorio frente a la pérdida de empleo y otros problemas económicos internos en aquél país.

“Como en cualquier otro tratado del mundo, siempre habrá una fracción ganadora y una perdedora. El panorama general es positivo, pero la facción perdedora siempre va a ser mucho más vocal sobre su situación, entonces los candidatos aprovechan esta plataforma y el ambiente en la relación económica se enrarece.

La labor de ProMéxico es cambiar la narrativa en la mente de la gente, mostrando las realidades y los beneficios que ha tenido NAFTA”, explicó Cano.

Añadió que esta retórica tiene ciertas bondades, pues la mente del electorado ya está en un canal que permite contrarrestar argumentos específicos utilizando datos duros. “El beneficio de ser NAFTA es mucho y los empresarios lo entienden. Incluso ellos mismos nos ayudan a combatir la opinión negativa que puede tener el electorado”

>