Economía

En juego mil 200 mdd
por áreas adjudicadas
de la Ronda Uno

Con el mecanismo de ajuste propuesto por la Secretaría de Hacienda, que permite incrementar o reducir las utilidades del Estado en condiciones extraordinarias de elevados precios del petróleo, éste podría recibir o dejar de recibir mil 200 millones
de dólares en la primera convocatoria de la Ronda Uno.
Sergio Meana
21 julio 2015 0:9 Última actualización 21 julio 2015 5:5
petróleo

Con la primera convocatoria de la Ronda Uno, se encuentran en juego mil 200 millones de dólares. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Por los contratos dos y siete de producción compartida adjudicados a Sierra Oil, Talos y Premier Oil, en la primera convocatoria de la Ronda 1, el Estado podría recibir o dejar de recibir mil 200 millones de dólares en los próximos cinco años.

Esto debido al mecanismo de ajuste propuesto por Hacienda, que permite en condiciones extraordinarias de elevados precios del petróleo incrementar las utilidades para el Estado o reducirlas, en un escenario de precios bajos, según estimaciones de El Financiero, con proyecciones económicas de Banamex.

El contrato dos daría al Estado ganancias totales de entre 74 y 86 por ciento de la utilidad, mientras el siete daría entre 83 y 88 por ciento. La diferencia de nueve puntos porcentuales entre los márgenes inferiores –es decir el 74 y el 83 por ciento–, son los previstos para condiciones normales de producción y del precio del barril de petróleo. Estos márgenes varían entre sí debido a la diferencia entre las dos propuestas económicas de la licitación.


“La diferencia inicial en buena medida tiene que ver con la diferencia en lo que fueron las propuestas económicas, es decir la propuesta económica para el área dos fue de 59.99 en el área siete fue de 68.99. Por eso, cuando no tenemos el mecanismo de ajuste, para el contrato dos se observaría un porcentaje de utilidad para el Estado de 74 por ciento y en el contrato siete de 83 por ciento”, explicó Miguel Messmacher, subsecretario de Ingresos de Hacienda.

En los límites superiores de los porcentajes que recibiría el Estado –es decir el 86 por ciento–, para el bloque dos y el 88 por ciento para el bloque siete, se estimaron tomando en cuenta condiciones extraordinarias, por ejemplo precios de 100 dólares por barril o encontrar un nuevo Cantarell.

En este entorno entra el mecanismo de ajuste, que permite al Estado incrementar las ganancias ante condiciones positivas a través de reducir la utilidad de la empresa y elevar las ganancias del Estado.

“Cuando entra el mecanismo de ajuste por condiciones extraordinarias de precios o producción, eso implica que la mayor parte de la sorpresa positiva de esa utilidad extraordinaria la recibe el Estado.

Por eso al final los números cuando observas escenarios muy positivos de precios o de producción ambos contratos terminan pagando un monto muy parecido”, apuntó Messmacher.