Economía

En 60 días clase baja gasta más en
alimentos gravados

El nivel socioeconómico (NSE) bajo ha incrementado en el primer cuatrimestre del año su gasto en bebidas azucaradas o refrescos, con lo que se han dejado de lado a los productos de higiene y belleza, esto de acuerdo a un análisis de Nielsen.
Darinka Rodríguez
29 junio 2014 22:50 Última actualización 30 junio 2014 5:0
Refrigerador

Los refrescos continúan siendo prioridad en el gasto de mexicanos. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- El aumento de precios derivado de la Reforma Fiscal comienza a mermar el bolsillo de varios sectores de la población, principalmente de quienes perciben menos ingresos.

De acuerdo con un análisis de Nielsen, el nivel socioeconómico (NSE) bajo, gastó 14.5 por ciento de su ingreso en categorías gravadas en abril, contra 12.8 por ciento de febrero.

Este grupo es el que destina el mayor porcentaje de sus recursos a estos productos, pues la clase media gastó 6.1 por ciento y la alta 1.8 por ciento a abril a bienes gravados.

El NSE destinó en el primer cuatrimestre 2.1 por ciento más a bebidas azucaradas o refrescos a tasa anual, situándose en 52.7 por ciento de su gasto.

Marianna Vargas, gerente de Comunicación de la firma de análisis de consumo Kantar Worldpanel México, expuso que este sector ha incrementado su gasto en canales tradicionales, realizando 46 por ciento de sus compras en éste y aumentando su gasto en bodegas.

“Este nivel es el que gasta más en marcas económicas, pero en este primer trimestre incrementó su gasto en marcas promedio”, precisó en entrevista.

Con base en cifras de la empresa, los NSE Altos tampoco están exentos del efecto de los gravámenes aplicados, quienes también están cambiando sus hábitos de consumo, dejando de adquirir marcas premium y optando por marcas promedio.

“Los canales de cercanía cobran importancia para este sector, quienes están aumentando su frecuencia de compra y disminuyendo su ticket, reduciendo el consumo de categorías no básicas como pizzas refrigeradas y congeladas, barra de cereal, postres refrigerados, té helado, yogurt, chocolate de mesa, galletas y bebidas en polvo”, dijo.

Para Nielsen el canal más impactado por el alza de precios es el tradicional, dando prioridad a artículos como refrescos y botanas en vez de los de higiene y belleza.