Economía

En 2017, beneficios
de la política del
salario mínimo

Este jueves el Senado dio luz verde a la reforma que desindexa el salario mínimo de varias leyes federales, pero será hasta 2017 cuando comiencen a ser visibles los beneficios de esta nueva política salarial.
Zenyazen Flores
23 octubre 2015 0:12 Última actualización 23 octubre 2015 5:5
¿Debes o no prestar dinero?

Este jueves el Senado “descongeló” la reforma constitucional que desindexa el salario mínimo de varias leyes federales. (Archivo)

El gobierno federal proyecta que será en 2017 cuando los mexicanos sean testigos del comienzo de una nueva política salarial, la cual iniciará con la desindexación del salario mínimo de diversos ordenamientos aprobada ayer y seguirá con la aplicación de una fórmula desarrollada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Banco Mundial (BM), que sustituirá el mecanismo de utilizar la inflación como guía para aumentar los minisalarios.

Este jueves el Senado “descongeló” la reforma constitucional que desindexa el salario mínimo de al menos 151 leyes Federales que lo usan como referencia.

La aprobación de esa iniciativa representa el primer paso para fijar aumentos a los mínimos sin “ataduras” legales o administrativas.

Enrique Burgos, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales del Senado, explicó que la reforma constitucional avalada por los senadores, la cual crea la Unidad de Medida y Actualización (UMA), fue enviada a la Cámara de Diputados para su revisión y, si no hay modificaciones, se turnará a los congresos estatales para su aprobación.

Una vez que la reforma haya sido aceptada por la mayoría de los estados, se enviará al presidente Peña Nieto para su promulgación; el objetivo es que los congresos locales apuren la aprobación para que en diciembre de este año la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) fije el salario mínimo con un nuevo marco legal.

LA NUEVA POLÍTICA
Pero, para que la nueva política salarial sea una realidad deben ocurrir dos acciones: un informe con recomendaciones de la Comisión Consultiva y la creación de una fórmula elaborada por organismos internacionales que sirva como guía para fijar el incremento del salario mínimo.

La Comisión Consultiva para la Recuperación gradual y sostenida de los Salarios Mínimos Generales y Profesionales deberá entregar en junio de 2016 un informe con recomendaciones para construir la nueva política salarial, aunque dichas sugerencias no serán vinculatorias con las decisiones de la Conasami.

En tanto, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) anunciará a finales del próximo año la aplicación de una nueva fórmula que desarrollan desde 2014 la OIT y el BM para fijar el salario mínimo con base en diversos indicadores de la economía.

“Hay un acuerdo que convenimos con OIT y el Banco Mundial de desarrollar una fórmula, como lo han hecho en otros países, que sirva de indicador para los incrementos del salario mínimo. Es una fórmula que deberá ser consensuada entre los sectores”, adelantó a El Financiero Basilio González, presidente de la Conasami.

A la fecha, los estados de México, Tabasco, Chihuahua, Coahuila y Chiapas, son los que reportan un avance en el tema de la desindexación salarial, por lo que sus congresos estatales han iniciado un proceso de análisis de las leyes, reglamentos y ordenamientos que utilizan el salario mínimo como unidad de referencia.

Salomón Chertorivski, secretario de Desarrollo Económico del DF, dijo que la homologación salarial que se concretó el 1 de octubre es un “pasito” en el sentido correcto tras 16 meses de debate nacional.

La política salarial se reanudará en 2017, pues en 120 días naturales el Congreso emitirá la legislación reglamentaria que determine el valor de la UMA