Economía

El oro pierde ‘brillo’
como alternativa de inversión

Después de 12 años seguidos en el que el oro acumuló un avance de más de 500 por ciento, se espera que en adelante muestre una tendencia a la baja.
Leticia Hernández
27 agosto 2014 0:45 Última actualización 27 agosto 2014 16:13
Etiquetas
Oro

El oro podría ya no ser tan atractivo para los inversionistas e ir a la baja. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El oro ha perdido atractivo como instrumento de inversión, ya que está inmerso en un contexto global en donde predominan los factores que harán que su precio promedio disminuya este 2014 y en 2015, como son el latente ajuste alcista en las tasas de interés de Estados Unidos, un dólar fuerte, ganancias en los mercados de capitales, bajos niveles de volatilidad y menor demanda por compradores asiáticos.

Una encuesta realizada por la agencia Reuters entre 31 analistas arroja un precio promedio para el oro de mil 277 dólares la onza en 2014 y de mil 250 dólares para 2015. De materializarse dichos pronósticos, registrarían tres años consecutivos a la baja.

Según el consenso, el metal dorado tendrá tendencia a la baja en la segunda mitad de 2014 dirigiéndose a un segundo año en picada en su precio promedio después de un vertiginoso rally que duró 12 años, en el que acumuló un crecimiento de 515 por ciento.


En 2013 finalizó con una caída de 28.5 por ciento, la primera en más de una década, y la más significativa desde 1981.

No obstante, en lo que va del año muestra un avance de 6.6 por ciento. Para Jesús Anacarsis, analista económico de Banco Base, este avance se explica por dos factores. Uno, la desaceleración en la economía mundial en el primer trimestre, lo que propició un ajuste a la baja en las perspectivas de crecimiento del Fondo Monetario Internacional. También influyeron los conflictos internacionales que se han intensificado en el transcurso de 2014, en particular, los eventos en Ucrania, al norte de Irak y en Israel.

“No se descarta que nuevos periodos de aversión al riesgo favorezcan un resurgimiento de la demanda por activos refugio, lo cual respalda la expectativa de pérdidas moderadas, y no aceleradas, en el precio del metal”, mencionó en un reporte.

PANORAMA DESFAVORABLE

Hacia adelante el panorama luce desfavorable para el metal amarillo, ya que el entorno económico mundial se dirige hacia un periodo de mayor crecimiento, lo que implica tarde o temprano una normalización en las políticas monetarias, con menor liquidez y mayores tasas de interés. Esto favorecerá el fortalecimiento de la divisa estadunidense, un factor que también está en contra del oro, a lo que se suma una menor demanda por parte de los países asiáticos.

Dichos factores sólo se ven contrarrestados por momentos de incertidumbre políticas, que podrían ser generados por los conflictos geopolíticos, y por la debilidad que todavía muestra la zona euro.

FACTOR FED

El debate entre los miembros de la Reserva Federal (Fed) de EU sobre cuándo es el momento oportuno para hacer su primer movimiento alcista en su tasa de referencia, a la luz de una mejoría en el mercado laboral y de creciente inflación, hacen un panorama deslucido para el metal en el corto plazo.

“La combinación de los recientes comentarios de la Fed, de un incremento en sus tasas antes de lo esperado y el precio del lingote de oro rompiendo debajo de los últimos 200 días con un movimiento promedio de mil 284 dólares la onza, pesan sobre el metal”, según un reporte de HSBC a sus clientes.

El aroma de mayores tasas daña al oro, el cual cuesta dinero mantener y se esfuerza por competir con el rendimiento de las inversiones en tasas en tiempos de endurecimiento de la política monetaria. De ahí que el oro ha sido históricamente muy sensible a comentarios de política monetaria, además de que al elevarse las tasas la demanda de lingotes como instrumento de cobertura contra la inflación, disminuye.

CAE DEMANDA

Un factor determinante en la debilidad en los precios tiene que ver con el descenso en la demanda, la cual fue de 963.8 toneladas en el segundo trimestre, un 16 por ciento inferior a la del mismo periodo del año anterior.

La demanda de inversión en China disminuyó a su nivel más bajo en casi cuatro años, con los bancos comerciales y joyeros viendo una depresión en la venta de monedas y barras. Los inversionistas interesados en el precio estuvieron desanimados por la débil volatilidad del precio del oro durante el trimestre. Otra razón para el declive fue la reciente ofensiva en soborno y corrupción en ese país, la cual ha desalentado fuertemente las compras de barras y monedas, junto con otros artículos de lujo.

Más de la mitad de la extracción y beneficio de oro en México se concentra en Zacatecas y Sonora