Economía

El ‘efecto Trump’ no logra frenar la inversión a México

La Inversión Extranjera Directa que recibió México en el primer trimestre del año se ubicó en 7 mil 946 millones de dólares, según cifras del Banco Central.
Thamara Martínez | Valente Villamil
26 mayo 2017 2:10 Última actualización 26 mayo 2017 7:36
dólar. (Shutterstock)

La mitad de los flujos provinieron de Estados Unidos, con 3 mil 975 millones de dólares y un crecimiento anual de 11.5%.  (Shutterstock)

Pese a la retórica intimidatoria del presidente Donald Trump sobre las inversiones y el comercio con México y la incertidumbre en la relación con ese país, los efectos sobre los flujos de capital extranjero hacia proyectos productivos en el país han sido limitados.

En el primer trimestre del año la Inversión Extranjera Directa (IED) captada por México sumó 7 mil 946 millones de dólares, el mayor monto en un año y es similar a la cifra preliminar reportada hace un año por el Banco de México.

En el comparativo anual la IED reveló una baja de 26.1 por ciento, contra los 10 mil 747 mil millones de dólares del primer trimestre de 2016.

mercados

La mitad de los flujos provinieron de Estados Unidos, con 3 mil 975 millones de dólares y un crecimiento anual de 11.5 por ciento.

“No nos hubiera sorprendido un golpe más fuerte, sin duda, todo mundo estaba muy pesimista y no ha sido tan grave como se esperaba”, dijo David Hurtado Badiola, vicepresidente de comercio y políticas de inversión en la International Chamber of Commerce (ICC) de México.

Al respecto, Jeanneth Quiroz, subdirectora de análisis económico de Monex, expuso que aunque la IED reportó una contracción anual, el incremento respecto al cuarto trimestre es muy relevante dada la coyuntura que se observó en ese periodo.

“El dato fue positivo, toda vez que sabemos que algunas inversiones se cancelaron. A pesar de eso, luego de que en noviembre se dieron a conocer los resultados electorales en Estados Unidos, que en principio fue lo que pudo haber desincentivado la inversión en México”, mencionó.

Desde antes de asumir el cargo, el Presidente de Estados Unidos amenazó con poner elevados impuestos fronterizos, lo que propició que algunas empresas cancelaran o pusieran en espera sus planes de inversión en México, entre las cuales destaca Ford.

James Salazar, subdirector de análisis económico de CIBanco, dijo que la incertidumbre ha desorientado a la inversión, pero observó que aún hay planes para invertir en el sector automotriz y energético, con lo que la IED podría superar los 21 mil millones de dólares en el año.

Para Miguel González Ibarra, catedrático de la UNAM, la cifra de IED no fue tan negativa ya que este tipo de inversiones se realizan teniendo en mente el largo plazo y no responden a eventos coyunturales. “Las decisiones de inversión no se toman en el corto plazo, en dado caso las que estaban programadas para poder pensar son las que se contraen porque las que ya estaban en marcha se tiene que seguir,” dijo.

MENOS INVERSIÓN DE CARTERA

En los primeros tres meses del año la inversión de cartera recibida en el país cerró en 10 mil 576 millones de dólares, 17.3 por ciento menos que el año pasado, pero ligeramente mayor que al cierre de 2016.

Jeanette Quiroz resaltó que en el mercado de bonos y de Cetes, se ha visto que la tendencia no hay tenido mayor afectación, aunque se observó cierta contracción.

“Ciertos factores internacionales llevaron a cierta precaución en invertir en México, ahorita vemos que no fue en el nivel que se hubiera esperado, esto también pudiera estarse revirtiendo en la medida en la que se tenga mayor certeza”, dijo.

La inversión de cartera observó una baja de 43.9 por ciento en el capital captado por el sector privado, que ascendió a 2 mil 615 millones de dólares, de los cuales mil 913 se concentraron en el mercado accionario y de dinero, 8.5 por ciento menos que un año atrás.

Al sector público se dirigieron 7 mil 961 millones de dólares, con una caída anual de dos por ciento.

En su reporte sobre balanza de pagos, el Banco de México detalló que los mercados financieros nacionales se vieron afectados de manera importante a principios del año especialmente como consecuencia de la incertidumbre en torno a la posible instrumentación de políticas comerciales y migratorias de la nueva administración en EU que pudieran afectar en la economía mexicana.