Economía

Ejecutivos de automotrices de EU hablarán sobre el TLCAN con vicepresidente

Ejecutivos de Fiat Chrysler, General Motors y Ford Motor asistirán este lunes a una reunión en la Casa Blanca con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, según fuentes al tanto.
Ryan Beene | Bloomberg
27 noviembre 2017 13:35 Última actualización 27 noviembre 2017 13:35
Industria automotriz

Industria automotriz

Ejecutivos de los fabricantes de autos con sede en Estados Unidos se reunirán este lunes con el vicepresidente del país, Mike Pence, en medio de tensiones derivadas del esfuerzo del gobierno del presidente Donald Trump para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El presidente ejecutivo de Fiat Chrysler Automobiles, Sergio Marchionne; la presidenta ejecutiva de General Motors, Mary Barra; y el dirtector general de operaciones de Ford Motor, Joe Hinrichs, tienen programado asistir a la reunión en la Casa Blanca, según fuentes al tanto.

Portavoces de GM y Ford confirmaron que Barra y Hinrichs se encontrarían con Pence. La persona que dijo que Marchionne asistiría pidió no ser identificada.

Los fabricantes de automóviles tienen un montón de problemas para plantear.

El presidente Donald Trump ha presionado a las empresas para que construyan más plantas de ensamblaje de automóviles en Estados Unidos, al tiempo que ha impulsado cambios mayores en el TLCAN.

Los negociadores de Trump quieren aumentar la proporción de piezas estadounidenses requeridas para que los vehículos ensamblados en América del Norte reciban un tratamiento libre de impuestos en el marco del TLCAN, un cambio que la industria automotriz ha advertido podría socavar las metas de "Estados Unidos primero" de Trump.

Mientras tanto, el Gobierno está llevando a cabo una revisión de las regulaciones ambientales promulgadas durante el término del presidente Barack Obama que apuntan a aumentar la eficiencia de combustible del automóvil nuevo promedio a más de 50 millas por galón para 2025.

Los fabricantes de automóviles dicen que las reglas son demasiado estrictas y el gobierno de Trump reabrirá una revisión de las regulaciones.