Economía

Duplica aumento
de deuda de CDMX
al de su economía

En la Ciudad de México, mientras el crecimiento de su deuda fue de 4.1 por ciento real en 2015, en ese mismo año su economía sólo avanzó 2.1 por ciento real por factores como un menor crecimiento de la población y bajas condiciones para la llegada de inversión.
Dainzú Patiño/Thamara Martínez
16 mayo 2016 23:47 Última actualización 17 mayo 2016 5:5
DF

La Ciudad de México es una de las entidades con mayor índice de PIB per cápita, pero crece poco, señalaron analistas. (Bloomberg)

El crecimiento de la contratación de deuda en la Ciudad de México duplicó el ritmo de la actividad económica local. De acuerdo con datos de Hacienda e INEGI, mientras que en 2015 el crecimiento de la deuda en términos absolutos fue de 4.1 por ciento real, la economía avanzó 2.1 por ciento anual real.

Un menor ritmo de crecimiento en la población, la escasez de recursos para infraestructura de transporte y movilidad de bajo impacto y condiciones menos propicias para la llegada de inversiones explican esta situación, refirieron expertos en finanzas estatales.

“La Ciudad de México no puede crecer a mayor ritmo porque se ha estabilizado su crecimiento poblacional. Es una de las entidades con mayor índice de PIB per cápita, pero crece poco pues sus fuentes de ingresos ya fueron explotadas”, dijo Kristobal Meléndez del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

economía


ACELERA AVANCE
En 2012 la deuda de la Ciudad de México y su actividad económica, medida por el Índice Trimestral de Actividad Económica Estatal (ITAEE), crecieron a tasas de 0.9 y 4.4 por ciento anual y en términos reales, respectivamente.

En 2013 y 2014 el crecimiento de la economía se contuvo y la deuda reportó tasas de crecimiento anual y real de tres y 2.1 por ciento.
Y al término de 2015, el incremento de la deuda pública duplicó la tasa de expansión de la economía local.

Meléndez apuntó que una menor población también implica la llegada de menores recursos de la federación en términos generales, que se vinculan a las participaciones y aportaciones para los estados.
Sin embargo, se observa que estos recursos han aumentado en términos per cápita en la capital, sin que hayan representado mejoras en los servicios públicos para el movimiento de los ciudadanos, o de las mercancías, lo que a su vez afecta el dinamismo económico, refirió Victor Lamoyi, director de Xolutia Consultores.

Los recursos se han dado, se han incrementado los impuestos, pero ello no ha significado mejoras en el transporte de personas, el gobierno se enfoca en destinar recursos a mantenimiento, pero no es infraestructura de alto impacto y eso representa mermas en la economía por horas hombre perdidas por saturación en el tránsito y movimiento de mercancías, dijo a El Financiero. “Además la entidad está saturada y no hay condiciones nuevas para que lleguen inversiones como a los estados del Bajío”.

Respecto a las participaciones la deuda de la capital rebasó el 100 por ciento de 2012 a 2014 y en 2015 fue de 97.2 por ciento.