Economía

Ductos y caminos, oportunidades
en el sector energético

De acuerdo a la firma Baker and McKenzie, entre las principales oportunidades que se derivarán de la reforma energética en México, destacan la expansión de infraestructura a través de gasoductos y la pavimentación de caminos rurales.
Sergio Meana
22 octubre 2014 0:23 Última actualización 22 octubre 2014 7:26
Gasoducto en Sonora (Demian Duarte)

En la expansión de infraestructura a través de gasoductos, Baker and McKenzie estima que serán necesarios un total de 34 mil millones de dólares. (Demian Duarte)

CIUDAD DE MÉXICO.- Exploración y producción, cadenas de suministro y administración logística, desarrollo de infraestructura así como financiamiento de proyectos con capital privado son las cuatro áreas principales que identificó la oficina de Baker and McKenzie en Houston como oportunidades en México por la reforma energética.

En la expansión de infraestructura a través de gasoductos, la consultora estima que serán necesarios un total de 34 mil millones de dólares en los próximos años para transportar la nueva producción del Golfo de México y los campos de shale.

Un área específica en la que se necesitará trabajar es en la pavimentación de caminos rurales a gran escala en el área de Burgos y Tampico Misantla, pues en Eagle Ford el deterioro de la tierra es notorio por el paso constante de grandes camiones con cargas pesadas, señaló Nathalie Regoli, socia de Baker and McKenzie, quien trabaja en conjunto con cinco oficinas de la firma para analizar las condiciones de licitación en México.


Otra área específica dentro de la expansión logística es el almacenamiento de agua, pues será necesario contar con grandes espacios, tanto para el llamado “líquido vital” como para productos y desechos petrolíferos, subrayó Regoli.

“Las actividades de exploración y producción en formaciones de shale en el Golfo de México necesitarán una expansión inmensa de la cadena de suministro para llevar maquinaria y servicios de campo. Instalaciones de almacenamiento, agua y gasoductos necesitan también expandirse para facilitar el desarrollo de campos de shale”, sostuvo.

En cuanto al área de exploración y producción, uno de los focos que más llama la atención de los inversionistas está sin duda en la extracción de gas natural, indicó, tanto en la importación como en la producción, pues se estima que será necesario una capacidad adicional de generación eléctrica, cuya materia prima es cada vez más el gas natural, de 55 gigawatts en los próximos años.

“Esto es similar a la capacidad de generación de la compañía más grande de Estados Unidos, no es cualquier cosa”, comentó Regoli.
En lo que se refiere a la cuarta área de oportunidad, el financiamiento de proyectos, serán las empresas de mediano y pequeño tamaño, Pymes, las que requerirán de un nuevo sector financiero especializado en el sector energético.

“Aunque algunas de las más grandes compañías de exploración y producción se financiarán por si solas sus proyectos a partir de sus grandes hojas de balance, los pequeños operadores están ya utilizando al sector de capital privado para financiar sus nuevas empresas en México.

“Estos nuevos emprendimientos están enfocados en petróleo y por tanto las inversiones de los fondos de capital privado tienen periodos de salida extendidos, por lo que invierten más tiempo”, explicó Regoli.