Economía

Doble rezago en México: productividad y educación superior

De acuerdo con ProMéxico y la UVM, un alza en el número de técnicos superiores universitarios en el país integrados a la fuerza de trabajo podría derivar en un incremento en sectores clave para la dinámica económica del país.
Thamara Martínez
09 noviembre 2015 10:51 Última actualización 09 noviembre 2015 14:43
industria

Áreas de actividad como la minería podrían beneficiarse de este cambio de rumbo en la educación profesional.[Bloomberg]

Existe un doble rezago en México: productividad y educación superior, afirmó Bernardo González-Aréchiga, rector institucional de la Universidad del Valle de México (UVM), en el marco de la presentación del estudio "La educación técnica superior universitaria como uno de los detonadores del crecimiento en México".

Dicha investigación, realizada de manera conjunta entre la mencionada casa de estudios y ProMéxico, sentencia que un alza en el número de técnicos superiores universitarios en el país integrados a la fuerza de trabajo podría derivar en un incremento en sectores clave para la dinámica económica de México.

Áreas de actividad como la manufactura, minería, electricidad, gas y agua, constitución así como transporte y comunicaciones, son sólo algunos de los que podrían beneficiarse de este cambio de rumbo en la educación profesional.


El estudio aborda una muestra de 37 países, base con la que se determinó la relación que existe entre la proporción de técnicos en la Población Económicamente Activa (PEA) e indicadores de productividad. Además el documento contó con la opinión de nueve representantes de empresas pertenecientes a los sectores automotriz y aeroespacial.

Asimismo se consideró la integración de casos de éxito como el de Chile y el estado de Querétaro, en los que la evidencia señala que la inclusión de técnicos superiores universitarios al proceso productivo ha sido clave para concretar a dichos casos como referentes de éxito.

Empero, cifras de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) muestran que dentro un grupo de 52 países contemplados en la base de datos (excluyendo a México), la economía mexicana se encuentra cinco puntos porcentuales por debajo del promedio de técnicos superiores universitarios disponibles en este agregado.

De igual forma se puede advertir que la media de estos países arroja un total de 15 por ciento de los trabajadores se emplea en ocupaciones elementales, mientras que en México está proporción se eleva a 23 por ciento de la población ocupada.

De lo anterior, dice el estudio, se puede inferir que México cuenta con un potencial para desarrollar y fortalecer el nivel de estudios del técnico superior universitario, para lograr un traspaso de las ocupaciones elementales a trabajos que requieren mayor especialización.

Este efecto habría de impulsar la productividad nacional, dado el menor costo de capacitación en que incurrirían los empleadores. Para ello México debe contar con 1.4 millones de técnicos superiores universitarios adicionales, para equiparar la proporción de técnicos en el país con la del promedio de los países de la muestra, esto brindando capacitando al personal que no cuenta con ese grado o bien, educando a nuevas generaciones.

Los sectores que presentan un mayor número estimado de técnicos faltantes son la industria manufacturera y la de transporte y comunicaciones, con deficiencias de 789 mil y 244 mil profesionales, respectivamente. No obstante, la rama de turismo y de la construcción también revelan diferencias importantes, de 220 mil técnicos, en el caso del turismo, y de 126 mil, en lo que refiere a la construcción.