Economía

Disponibilidad de crédito hipotecario seguirá fuerte en México: Fitch

Derivado de una intensa competencia en el mercado que abarata el financiamiento y también ayuda el mecanismo de cobro seguro a través de descuento vía nóminas, se mantendrán los préstamos hipotecarios en el país, estimó Fitch Ratings.
Leticia Hernández
17 febrero 2017 14:26 Última actualización 17 febrero 2017 14:26
Desarrollo habitacional del programa Ecocasa (Tomada de @Ernst33)

Desarrollo habitacional del programa Ecocasa (Tomada de @Ernst33)

Los préstamos hipotecarios se mantendrán dinámicos en México a pesar de la presión de tasas de interés más altas, sólo aminorarán ligeramente su crecimiento comparado con años anteriores, pronostica Fitch Ratings.

En el reporte “Perspectivas Globales de Vivienda e Hipotecas 2017” publicado este viernes, señala que esto se atribuye a una intensa competencia en el mercado que abarata el financiamiento y también ayuda el mecanismo de cobro seguro a través de descuento vía nóminas.

“Aunque con una tasa de crecimiento ligeramente menor que los años anteriores, dada la presión de los tipos de interés y la competencia indirecta de agencias gubernamentales (se mantendrá)", remarca el informe.

Si bien los mercados a los que se dirigen los bancos son diferentes al segmento que atienden las agencias gubernamentales –Infonavit y Fovissste-, los primeros enfocados al segmento de la población de ingresos medios y altos, y las agencias se concentran en los prestatarios de ingresos bajos, Fitch identifica que ambos mercados se superponen parcialmente, permitiendo una migración de potenciales prestatarios de los bancos a las agencias.

Al analizar los fundamentales que han soportado la estabilidad de los precios de la vivienda en México, identificó que la depreciación del peso frente al dólar, de 43 por ciento entre 2014 y 2016, y una política monetaria más estricta, han sido los principales impulsores del incremento en los precios. Aun así, estima que la persistente demanda de propiedad de vivienda impide un crecimiento en el precio de ésta en el largo plazo.

La tendencia en aumento de la fuerza laboral y tasas estables de desempleo, son los principales impulsores de la dinámica de la vivienda en el futuro próximo. El ambiente macro doméstico que enfrenta perspectivas de bajo crecimiento puede moderar la recuperación del ingreso de los hogares entre los prestatarios domésticos, en curso desde 2012. Por lo tanto, la demanda de vivienda en lugares más caros podría caer, advierte.