Economía

Discreta salida de capitales de China se mantiene mientras regresa la estabilidad 

La recuperación económica, la prometida estabilidad del renmimbi y las elevadas reservas internacionales son insuficientes para retener las inversiones en activos financieros chinos, principalmente de nacionales.
Bloomberg
09 agosto 2016 21:22 Última actualización 10 agosto 2016 18:51
banco china

(Bloomberg)

Un año después de los mercados mundiales fueron sacudidos por una devaluación sorpresa de China, ahora están en calma y las presiones para un éxodo de capitales de la nación se han aliviado.

La disminución de las expectativas de aumentos de las tasas de interés de Estados Unidos han ayudado a contener la marea.

Las autoridades también han tomado medidas enérgicas contra los ahorradores de dinero escurridizos que utilizan cualquier método, desde la facturación dudosa hasta las compras aseguradas de productos en el extranjero.

En el frente económico, la estabilidad reina, por ahora.

Las reservas internacionales del país se han estabilizado en niveles de 3.2 billones de dólares, y los últimos datos muestran una racha deflacionaria para el productor puede estar llegando a su fin después de más de cuatro años.

Otros indicadores sugieren que el crecimiento económico global se mantiene y el Banco Popular de China ha indicado que no tiene prisa para recortar las tasas de interés, incluso, está añadiendo estímulo económico a través de otros canales.

Las autoridades calmaron las preocupaciones con la promesa de no devaluar el renmimbi (el nombre oficial de la divisa china) con el fin de ayudar a los exportadores.

A pesar de que el yuan se ha debilitado alrededor de 2.4 por ciento frente al dólar este año, los mercados han crecido cómodamente con el nuevo mecanismo de comercio del país, sacando al ‘pánico’ de la ecuación.

Sin embargo, el efectivo sigue fugándose de la segunda economía del mundo.

Eso significa que las preocupaciones no desaparecerán en tanto que la debilidad del renmimbi podría provocar otro estallido de salidas de capital desestabilizadoras.

"Todo lo que necesita es un rumor ‘bola de nieve’ de cambio de política o mayor devaluación del renminbi para desencadenar la próxima carrera hacia las salidas", dijo Pauline Loong, director gerente de Asia-Analytica Research en Hong Kong. "El estado de ánimo interno es uno de preocupación e incertidumbre."

Un ejemplo: cuando el yuan cayó uno por ciento frente al dólar y 2.2 por ciento frente a un índice ponderado para el comercio en junio, unos 49 mil millones de dólares fluyeron hacia fuera, frente a los 25 mil millones en mayo, según Goldman Sachs.

Un análisis de Nomura Holdings de las importaciones chinas durante el primer semestre del año encontró que las salidas de capital pueden haber sido disfrazadas en forma de importaciones procedentes de paraísos fiscales y centros financieros offshore.

Los envíos desde Samoa se dispararon 723 por ciento durante la primera mitad del año y los de las Bahamas aumentaron 354 por ciento, según los analistas de Nomura dirigidos por Yang Zhao. Al mismo tiempo, las importaciones totales cayeron.

La debilidad del yuan también llevó a los inversionistas de China a formarse en acciones negociadas en Hong Kong, donde la moneda está vinculada al dólar.

Operadores chinos han comprado 93.1 mil millones de yuanes (equivalente a 14 mil millones de dólares) en acciones listadas en la bolsa de valores de la ciudad en lo que va del año, según datos compilados por Bloomberg siguiendo las inversiones por medio del enlace cambiario con Shanghai.

Por el contrario, las compras netas en acciones de la China continental a través del canal de dos vías han ascendido a 26.6 mil millones de yuanes en el período.

Gran parte del dinero que ha salido de China sigue sin ser relacionada con la fuga de capitales. Las empresas han saldado deuda externa y han estado a la caza de inversiones legítimas.

Las salidas también reflejan la diversificación de activos y el interés de los padres por pagar educación de sus hijos en el extranjero.

En efecto, aun cuando el dinero sale a través de algunos canales, también viene por medio de otros.

La tenencia de acciones chinas por parte de extranjeros subieron a su nivel más alto en un año al cierre de junio y las compras de bonos en ese mes también se elevó la su cifra más alta desde 2014, cuando el gobierno aumentó el acceso a los mercados del exterior y rendimientos relativamente altos de la nación atrajo a los inversionistas.

China también tiene un saludable superávit comercial y de cuenta corriente que actúan actuar como un amortiguador, dijo David Loevinger, que llego a ser un especialista en China para el Departamento del Tesoro de Estados Unidos y que ahora es un analista para la administradora de fondos de TCW Group en Los Ángeles.

"Aun cuando registra salidas netas de capital, siempre y cuando no sean demasiado grandes o demasiado pronto, creo que China y el Banco Popular de China pueden manejarlo", dijo Loevinger.

Sin embargo, el juego puede cambiar si la Reserva Federal reanudar sus alzas de tasas de interés de forma más agresiva de lo previsto, un mayor fortalecimiento del dólar y el debilitamiento del yuan. Luego está el riesgo de errores de política.

"Si algo sorprendente sucedió en agosto del año pasado o principios de este, cuando todo el mundo estaba preocupado por los riesgos sistémicos de China, entonces este proceso sin duda se acelerará y llevara a una fuga de capitales de pánico," dijo Harrison Hu, economista en jefe para China del Royal Bank of Scotland, en referencia al proceso de diversificación de activos.