Economía

Diputados dan primer paso a entorno fiscal más amigable: sector privado

La Cámara de Diputados dio el primer paso rumbo a un entorno fiscal más amigable en el país; sin embargo, los cambios, aprobados como parte de la miscelánea fiscal y la Ley de ingresosno son suficientes para estimular la inversión, consideró el CEESP.
Notimex
25 octubre 2015 13:38 Última actualización 25 octubre 2015 13:44
Sesión de diputados del 19 de octubre de 2015. (Cuartoscuro)

Sesión de diputados del 19 de octubre de 2015. (Cuartoscuro)

La Cámara de Diputados dio el primer paso rumbo a un entorno fiscal más amigable en el país, al aprobar los cambios que flexibilizan la carga tributaria de empresas y hogares, consideró el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Sin embargo, el organismo precisa que estos cambios, aprobados como parte de la miscelánea fiscal y la Ley de ingresos para 2016, no son suficientes para estimular la inversión y la generación de empleos, de tal manera que incidan claramente en un mayor ritmo de crecimiento de la economía.

“Ahora está en manos del Senado corroborar los ajustes o ir por más en este proceso, que tiene de plazo hasta el próximo 30 de octubre para aprobar definitivamente la Ley de Ingresos para 2016”, subraya en su publicación semanal Análisis Económico Ejecutivo.


Señala que la obligación de un sistema tributario eficiente y equitativo que estimule la recaudación ha permeado el entorno económico-político, de tal manera que cada vez hay un mayor consenso de la necesidad de hacer modificaciones al sistema fiscal.

Estima que los cambios que en principio se aprobaron en la Cámara de Diputados seguramente liberaran algo de presión sobre el ingreso disponible de empresas y hogares, lo cual podría reflejarse en el consumo.

Evidentemente, argumenta, esto implica un costo para el gobierno federal en materia de recaudación, por lo que se tuvo que hacer algunos ajustes con el objetivo de compensar la pérdida y mantener igual o incrementar los ingresos que se habían propuesto originalmente.

Esto finalmente sucedió, toda vez que a pesar de la relajación fiscal, la cifra estimada de ingresos totales de la federación aumenta en 16 mil 954 millones de pesos respecto a la propuesta original, refiere.

El organismo de investigación y análisis del sector privado apunta que uno de los principales cambios que incidió en el aumento de los recursos, fue el ajuste del pronóstico de tipo de cambio, que se corrigió de 15.90 a 16.40 pesos por dólar para 2016.

Indica que esta medida permitió que los ingresos esperados por venta de petróleo al exterior aumentaran en siete mil 636.2 millones de pesos, además en la discusión de la Ley de Ingresos se consideró que es posible obtener poco más de nueve mil millones de pesos por eficiencias.

Sin embargo, acota, el ajuste en el tipo de cambio también tuvo un efecto negativo como consecuencia de un costo más elevado por la importación de combustibles, lo cual se reflejó en un ajuste a la baja de los ingresos por Impuesto Especial de Producción y Servicios (IEPS) gasolina por un monto de 14 mil 136.2 millones de pesos.

Asimismo, las modificaciones fiscales propiciaron que la recaudación por concepto de Impuesto Sobre la Renta (ISR) disminuyera en mil 258.5 millones de pesos y como consecuencia de la baja al impuesto en bebidas azucaradas 522.5 millones de pesos.

Destaca que la expectativa favorable que se tiene de la reforma energética también contribuyó para que los ingresos que se espera obtener mediante el Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo (FMP) se corrigieran al alza en 13 mil 996.2 millones de pesos.

Explica que este Fondo es aquel que “va a recibir, administrar y distribuir los ingresos derivados de las asignaciones y contratos de exploración y extracción de hidrocarburos”.

Sin embargo, señala, habrá que esperar a ver cómo evoluciona el precio internacional del petróleo para hacer más atractivos los proyectos.

El CEESP sostuvo que el hecho de que la federación cuente con mayores recursos para 2016 no implica que la economía será mejor, pues para ello es indispensable que su asignación sea mucho más eficiente.

En la actualidad, el gobierno ejerce los presupuestos históricamente más altos y no se aprecia un efecto claro sobre el crecimiento del país, y para 2016 la estimación oficial de crecimiento se ubica en un rango de 2.6 a 3.6 por ciento, lo que representa una media de 3.1 por ciento.

Por su parte, continúa, el pronóstico de los especialistas es de un crecimiento de 2.83 por ciento, lo que parece anticipar que la dinámica de la economía seguirá sin muchos cambios pese al enorme monto de recursos para gastar.

“Ahora será cuestión de esperar a que sea mediante una asignación eficiente del gasto la manera de compensar los rezagos que permanecen en materia de la carga fiscal para las empresas y los hogares”, subraya.