Economía

Dictamen fiscal pone
en riesgo a clientes, advierten expertos

Al hacer optativa la presentación del dictamen fiscal de ingresos financieros, cerca de 55 mil contribuyentes dejarán de hacerlo para el próximo año, lo que afectará la recaudación fiscal, advirtió el Instituto Mexicano de Contadores Públicos.
Dainzú Patiño
16 diciembre 2014 0:26 Última actualización 16 diciembre 2014 5:5
SAT

Cerca de 55 mil contribuyentes dejarán de dictaminar para el próximo año, advirtió el IMCP. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Menos trabajo para los despachos contables en México y disminución en la recaudación fiscal por parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT), son efectos que se observarán a mitad del próximo año a causa de hacer optativa la presentación del dictamen fiscal de ingresos financieros, a las empresas con ingresos acumulables superiores a los 100 millones de pesos, advirtieron expertos.

“Se calcula que un promedio de 55 mil contribuyentes que antes se dictaminaban, dejarán de hacerlo el próximo año, eso tendrá efectos en la recaudación fiscal para 2015”, pues es conveniente para la autoridad fiscal la información que presenta el contribuyente a través de este documento, avalado y entregado por un contador público registrado ante el SAT, señaló Leobardo Brizuela, presidente del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP).

De acuerdo con datos del IMCP, el promedio anual de contribuyentes que realizaban el proceso es de 86 mil. “Dada la ampliación del plazo para la presentación de la contabilidad vía electrónica hasta 2015, la autoridad fiscal no estará en condiciones de fiscalizar en su totalidad el ejercicio 2014, de aquellos contribuyentes que hasta 2013 se dictaminaron fiscalmente”, señaló.


NUEVA DISPOSICIÓN

Brizuela comentó que se trabaja de manera cercana con el jefe del SAT, para revisar los efectos de esta nueva disposición, pues será a mediados de 2015 cuando se presente la información concerniente a 2014.

La situación sin duda pone en riesgo la actividad de los contadores públicos, pues las empresas están muy interesadas en ya no presentar este documento, aunque algunas no desechan la necesidad en vista de que es un requisito para participar en licitaciones públicas, refirió por su parte Alejandro García, de Firma Jurídica y Fiscal.

Sin embargo, resaltó que con la obligatoriedad de la contabilidad electrónica puede compensarse la actividad en los despachos contables, lo que también representará una opción para la evolución de los servicios contables.

“Esperaríamos que el próximo año la autoridad baje el rango de 100 millones a 40 millones como estaba previsto”, la disposición rompe con el esfuerzo de contadores, pues estos impulsaban la regularización de las empresas a través del dictamen, dijo Alberto Espinoza, del Colegio de Contadores Públicos del Occidente de Michoacán.