Economía

'Diablitos' y deudores tiran los ingresos de la CFE

La Comisión Federal de Electricidad perdió en 2016 más del 20 por ciento de sus ingresos al año, alrededor de 65 mil 673 millones de pesos, debido a dichas causas.
Sergio Meana
03 julio 2017 0:11 Última actualización 03 julio 2017 5:5
diablitos

diablitos (Cuartoscuro)

Adeudos en regiones con cultura de “no pago” como Tabasco y el Estado de México, así como la práctica de instalar 'diablitos' en comercios formales e informales causaron que las pérdidas de energía de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en 2016 ascendieran a 65 mil 673 millones de pesos, equivalente a más del 20 por ciento de sus ingresos el mismo año, de acuerdo con información obtenida vía transparencia.

Se trata de un problema tres veces mayor al de robo de combustibles, calculado en pérdidas de 20 mil millones de pesos al año por la Secretaría de Hacienda.

Esta cifra incluye tanto pérdidas técnicas como no técnicas, es decir, las primeras se dan por fallas en la transmisión y distribución, y en el segundo caso, se trata de usos ilícitos (diablitos), fallas técnicas en los equipos de medición y errores en la facturación de energía consumida, según explicó el reporte en poder de El Financiero.

Ese monto de energía perdida representa además el 86.1 por ciento de las utilidades reportadas por la empresa durante el año pasado.

En términos de volumen, la empresa productiva del Estado ha informado que las pérdidas de energía se ubican por arriba del 11 por ciento de la energía generada y que son 20 por ciento de los ingresos totales de la compañía.

De acuerdo con un reporte interno, la empresa que dirige Jaime Hernández ha logrado reducir la cantidad de energía que pierde cada año desde que comenzó este gobierno, ya que sólo en 2012 perdió 86 mil 71 millones de pesos, que representó el 27.6 por ciento de los ingresos de ese año, siendo el año que más ha perdido la entonces paraestatal.

Consultada al respecto, la empresa no respondió.

economia


LAS PAGAMOS TODOS

Para Severo López-Mestre, director general de la consultora Galo Energy, el usuario termina pagando en su tarifa las pérdidas generadas.

“Las pérdidas técnicas y no técnicas las pagamos todos, el costo me lo van a cobrar en la tarifa y quien paga es todo el sistema: o lo pagas con un subsidio o con una disminución en la inversión o con las tarifas, entonces no es un problema de afuera y los demás que sí pagan van a verse perjudicados”, explicó.

El tema no es fácil de resolverse porque al ser la electricidad un servicio que da la empresa estatal, parte de la población cree que debería ser gratuita al ser “la empresa de todos los mexicanos”, agregó López-Mestre.

SIN FUTURO

Jorge Lavalle Maury, senador integrante de la Comisión de Energía del Partido Acción Nacional, indicó que si no se corrigen estas malas prácticas de no pago, los costos de electricidad a los que aspira el país no serán los óptimos.

“Hay algunos estados donde por cuestiones políticas se ha establecido cultura, en realidad no es cultura, esta mala apreciación de no pagar por un servicio que al final terminamos pagando todos los mexicanos.

“Si no logramos resolver este tipo de malas prácticas va a ser muy complicado llegar como mexicanos a tener costos competitivos, a mejorar en lo integral toda la estructura de precios del sector eléctrico”, indicó Lavalle.

En entrevista, el congresista señaló que en la reforma energética se le dieron todas las herramientas legales y autonomía requerida a CFE como empresa productiva del Estado para mejorar su sistema de cobranza y adeudos no planificados.


RIESGO ESTRATÉGICO

En el Plan de Negocios 2017-2021 de la estatal, las pérdidas están consideradas como uno de los principales riesgos estratégicos para la empresa.

Tal es así que son necesarios 24 mil millones de pesos en inversiones para mitigar dicho riesgo, el cual está altamente afectado por conflictos sociales.

“Se presentan dos desafíos principales: uno, el nivel de inversiones necesario para cumplir con la meta y dos, la necesidad de poder resolver con éxito ciertos conflictos sociales resultantes de cumplir con la trayectoria proyectada al 100 por ciento”, detalló.