Economía

Deutsche Bank
sale del país

Puesto que Deutsche Bank cerrará operaciones en diversos países entre ellos México para aumentar su rentabilidad, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores explicó que el banco deberá presentar un plan que detalle el proceso para su salida del país.
Jeanette Leyva
29 octubre 2015 23:11 Última actualización 30 octubre 2015 5:5
deutsche bank

Deutsche Bank cerrará operaciones en diversos países, entre ellos México. (Bloomberg)

Deutsche Bank México deberá de presentar a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) un plan de salida de sus operaciones, en donde explique el tiempo y los procesos que realizará en cada línea de negocio.

Jaime González Aguadé explicó a El Financiero que no tienen estimado de forma precisa cuánto tiempo tardará la salida de este banco del mercado mexicano, ya que eso dependerá del programa que le entregue la institución sobre qué hará con las líneas de negocio, si serán vendidas o traspasadas a las oficinas de otros países.

“El plan de salida de México es con la finalidad de que sigan cumpliendo con toda la regulación y nos digan un plazo”, lo anterior para evitar problemas, por lo que no hay un tiempo establecido para este proceso.
Este jueves Deutsche Bank anunció que cerrará sus operaciones en 10 países: Argentina, Chile, México, Perú, Uruguay, Dinamarca, Finlandia, Noruega, Malta y Nueva Zelanda.

La matriz anunció en Frankfurt que recortará 35 mil empleos, en donde eliminará diversas posiciones y venderá divisiones, informó John Cryan, director general.

Esto con la finalidad para hacer al banco más grande de Alemania más ágil y rentable. La institución informó de pérdidas netas de seis millones de euros, alrededor de seis mil 600 millones de dólares en el tercer trimestre.

El proceso de reestructuración iniciado por el banco consiste en eliminar nueve mil empleos de tiempo completo, seis mil puestos de contratistas y venderá divisiones en las que trabajan otros veinte mil empleados.

FUERTE REESTRUCTURACIÓN
En conferencia de prensa, Cyran reconoció que el banco afronta “duras decisiones” en la reestructuración. “Debemos reducir la complejidad de Deutsche Bank”.

La entidad ha tenido problemas para reducir costos y hacer su administración más transparente y ética, y afronta unos beneficios irregulares e investigaciones sobre el tamaño de índices financieros de referencia.

El banco ha reservado miles de millones para pagar multas y acuerdos legales y está implicado en varios casos abiertos, como el que acusa a varios bancos de amañar un índice de referencia de tasas de interés conocido como el London Interbank Offered Rate, o Libor.