Economía

Deuda pública de Oaxaca crece 140% con gobierno de Gabino Cué

La deuda pública de la entidad aumentó a 12 mil 400 millones de pesos desde los cinco mil millones de pesos que dejó el gobierno de Ulises Ruiz.
Evlin Aragón/corresponsal
14 julio 2015 11:27 Última actualización 14 julio 2015 12:8
[Gabino Cué/Gobernador de Oaxaca/Imagen de archivo/Cuartoscuro]   Gobernador afirma que este martes informará sobre pliego petitorio.

Gabino Cué, gobernador de Oaxaca [Cuartoscuro/Archivo]

OAXACA.- Tras la reciente aprobación que hiciera en abril el Congreso Local de la solicitud de préstamo, presentada por el gobierno de Oaxaca, encabezado por Gabino Cué Monteagudo, la deuda pública del estado aumentó a 12 mil 400 millones de pesos, cifra muy por encima de la que fue heredada por su antecesor el priísta Ulises Ruiz Ortiz.

Y es que de acuerdo con el propio secretario de Finanzas, Enrique Arnaud Viñas, el Gobierno anterior dejó una deuda de cinco mil millones de pesos, cifra que ha sido superada en un 140 por ciento por la administración actual, que ha contraído más de siete mil millones de pesos en deudas por préstamos ante instituciones financieras y proyectos de prestaciones de servicios, dejando en garantía las participaciones federales que anualmente recibe Oaxaca.

De acuerdo con el funcionario los préstamos han sido necesarios para cubrir distintos rubros y temas rezagados, que han venido posponiendo debido a la atención de otros urgentes como lo es la cuestión educativa, a la par que indicó la deuda actual podría ser cubierta entre 15 y 18 años a una tasa porcentual del 4.1 por ciento.

Referente a este último préstamo solicitado y aprobado, argumentó que servirá para la conclusión de entre 400 y 500 obras, sin embargo no logró especificar de que tipo de infraestructura se trata, mientras que negó categóricamente que vaya a ser destinado en su totalidad al déficit existente en materia educativa, derivado de las prebendas asignadas desde hace décadas a quienes integran la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Finalmente el funcionario recordó que para salir con soltura de los compromisos de pago y de inversión pública, se tuvo que aplicar previo a la solicitud de préstamo, una estrategia para frenar el gasto público, derivado de los vaivenes de las crisis financieras, generados en cierta parte por la caída en los precios del petróleo, que indujeron a que se disminuyeran las participaciones de la federación al estado y se realizarán ajustes y recortes del gasto.