Déficit fiscal de México revela derroche en año de elecciones
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Déficit fiscal de México revela derroche en año de elecciones

COMPARTIR

···

Déficit fiscal de México revela derroche en año de elecciones

Durante el primer trimestre del año, se registró déficit igual al 2.9 por ciento del PIB después del descenso más marcado en por lo menos un cuarto de siglo.

Bloomberg Por Nacha Cattan
19/06/2018

Es día de donativos en Atlacomulco, situada en el Estado de México, a un par de horas al oeste de Ciudad de México. Una mujer de cabello blanco pasa corriendo para alcanzar el autobús que la llevará de regreso a su pueblo, inclinada bajo el peso de una caja de alimentos gratuitos que es casi tan grande como ella.

Alicia Reyes trajo un carrito de hacer las compras y tiene tiempo para charlar. Dijo que el paquete de arroz, atún, lentejas y aceite que entregó el Gobierno tenía el doble del tamaño que hace tres meses.

También notó que los funcionarios a cargo de la distribución mensual mostraban más interés del habitual en su credencial para votar e incluso anotaban algunos detalles. Reyes, de 64 años, sospecha que ambos cambios tienen que ver con las elecciones que se celebrarán dentro de dos semanas.

México habitualmente no tiene un gasto que genere un gran déficit, en especial según los patrones latinoamericanos. Eso es lo que hace tan llamativas las recientes cifras del presupuesto.

El gasto federal se disparó en el primer trimestre de este año. El país registró un déficit igual al 2.9 por ciento del PIB después del deterioro más marcado en por lo menos un cuarto de siglo, de acuerdo con los datos que reunió Bloomberg.

La cautela fiscal nacional probablemente empiece a notarse después de la elección a través de un esfuerzo para volver a equilibrar el presupuesto. Eso debería ocurrir en la segunda mitad de este año, lo que provocaría una desaceleración del crecimiento, dijo Marco Oviedo, economista latinoamericano jefe de Barclays.

Pero estos son tiempos totalmente normales en México. Para la elección del 1 de julio, uno de los candidatos más fuertes es Andrés Manuel López Obrador, quien promete un nuevo modelo económico basado en la redistribución de la riqueza y el refuerzo de los programas sociales.

El nuevo Gobierno no asumirá el poder hasta diciembre, pero si lo preside López Obrador, los mexicanos y los inversores podrían tener que acostumbrarse a un régimen distinto de gastos.

“Esto me preocupa mucho”, dijo Valeria Moy, directora del centro de investigaciones 'México, Cómo Vamos'. “Si las finanzas públicas se descuidan este año, no sé qué va a pasar el año que viene”. Señaló que es evidente que el Gobierno está volcando recursos al proceso electoral.

La disciplina presupuestaria de México le permite pagar 75 puntos básicos menos por tomar préstamos que el miembro promedio del índice de bonos de mercados emergentes de JPMorgan.

Pero Citigroup pronostica que el déficit posteriormente crecería bajo el gobierno de López Obrador, en caso de que éste ganara, a 4 por ciento del PIB, el más alto en décadas. El candidato ha prometido seguir siendo conservador en lo fiscal.

En Atlacomulco, un bastión del PRI, cualquier aumento del gasto social que se dé este año es visto como parte de una pelea por la supervivencia política.

El candidato presidencial de 'Todos por México', coalición donde está incluido el PRI, José Antonio Meade, va tercero en las encuestas. El partido lucha por no perder importancia aferrándose al poder municipal en tanto miles de ciudades votan para elegir alcaldes y legisladores de los estados.

Jessica Tapia, quien está a cargo de repartir cajas de alimentos para personas mayores como parte de un programa del Gobierno estatal, confirmó que han crecido en tamaño recientemente.

Pero explicó que eso no tiene nada que ver con las elecciones, y a ninguno de los destinatarios, en su mayoría mujeres de comunidades indígenas, se les pidió que votaran por un candidato específico.

No tienen que serlo, según Reyes. Ella explicó que se entiende que los subsidios aumenten o disminuyan dependiendo de los horarios de las elecciones y, a veces, si su pueblo vota por el partido gobernante o no.

El año pasado, antes de las elecciones para designar al nuevo gobernador del estado, le entregaron un par de cupones de 60 pesos para pruebas de laboratorio gratuitas en un hospital local.

"Sabemos que es una forma de soborno", detalló Reyes. "Pero no cambiaré mi voto". No dijo a quién apoya.

A nivel nacional, los subsidios pagados bajo el programa Prospera contra la pobreza, el más grande de su tipo, aumentaron 35 por ciento en términos reales en el primer trimestre, un aumento de 12 mil millones de desde el año pasado y un 29 por ciento más de lo presupuestado por el Congreso.

"Uno podría sospechar, especialmente con los programas sociales, que el gobierno está asignando más recursos ahí debido a las elecciones", detalló Jonathan Heath, un economista independiente que diseña informes para el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas.

Alberto Serdán, quien dirige una ONG llamada ‘Ciudadanos contra la Pobreza’, ha identificado aumentos en el gasto en programas de trabajo temporal, cocinas y suministros y materiales. Los desembolsos en otra categoría presupuestaria, que agrupa los pagos retenidos del año anterior, aumentaron 160 por ciento.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) detalló que los ingresos fueron menores en el primer trimestre porque el Gobierno no recibió un gran superávit de tipo de cambio del banco central, como lo hizo el año pasado.

Argumentó que el gasto aumentó en parte debido a los pagos en un fondo de estabilización presupuestaria del año anterior, según la economista jefe de Hacienda, Alejandrina Salcedo, quien declaró que México alcanzará sus metas de déficit.

"En ningún momento el ministerio entregaría recursos distintos de lo que las reglas permiten”.

El auditor federal advirtió que la parte del presupuesto que incluye el fondo de estabilización deja demasiada discreción al Gobierno sobre cómo gastarlo.

Los derroches del año electoral roban a la nación un esfuerzo más consistente para aliviar la pobreza en la que vive el 50 por ciento de los mexicanos, afirmó Serdán.

Esa tasa apenas se ha movido durante un cuarto de siglo, un período en el que la economía ha crecido a un ritmo anual de aproximadamente 2.5 por ciento, menos de la mitad del promedio del mundo en desarrollo.

"El uso electoral de estos recursos niega oportunidades de prosperidad y desarrollo para muchas personas", comentó. "Y eso compromete el crecimiento económico".