Economía

Cuatro maneras en que la caída del petróleo golpea a la economía global

Muchos pensaron que la caída en los precios del petróleo sería una oportunidad para el crecimiento global por el beneficio directo a los consumidores; no obstante, un análisis de Credit Suisse identifica cuatro formas en las que esta situación ha perjudicado a la economía.
Bloomberg
07 octubre 2015 22:34 Última actualización 07 octubre 2015 22:34
Los estrategas de Credit Suisse creen que hasta el momento, la economía mundial ha visto solamente la tormenta de crudo barato, no el arco iris que le sigue.  (Bloomberg)

Los estrategas de Credit Suisse creen que hasta el momento, la economía mundial ha visto solamente la tormenta de crudo barato, no el arco iris que le sigue. (Bloomberg)

La baja en los precios del petróleo fueron celebrados por muchos como una oportunidad para el crecimiento global.

En teoría, el movimiento de la riqueza de los productores a los consumidores es algo positivo para la actividad económica. Pero los estrategas de Credit Suisse creen que hasta el momento, la economía mundial ha visto solamente la tormenta de crudo barato, no el arco iris que le sigue.

"La caída en el precio del petróleo fue considerada por muchos inversores, nosotros mismos, como algo significativamente positivo para el crecimiento mundial del PIB", señaló un equipo dirigido por el estratega de renta variable global Andrew Garthwaite.

Pero el efecto neto de este proceso, según sus cálculos, ha resultado ser un golpe de 0.2 por ciento para la economía global.


Los efectos negativos de un petróleo más barato, como los recortes a gran escala en las inversiones en bienes de capitales (Capex), están teniendo un impacto masivo e inmediato en el producto interno bruto global.

"El problema es que las capex relacionadas con commodities representan cerca del 30 por ciento de las capex globales (con las capex petroleras debajo del 13 por ciento y las capex mineras debajo del 31 por ciento en los últimos 12 meses)", escribió el grupo de estrategas, "y que la caída en las capex y opex (costos operativos) de commodities en Estados Unidos y a nivel global se ha llevado al menos 0.8 por ciento del crecimiento del PIB estadounidense en la primera mitad de 2015 y cerca de uno por ciento del crecimiento del PIB global en el último año".

Garthwaite y su grupo identificaron otros tres canales a través de los cuales los bajos precios del petróleo han afectado negativamente en la economía estadounidense: empleo, sueldos e ingresos por dividendos.

El empleo en la industria petrolera o relacionada a ésta ha declinado cerca de 8 por ciento desde octubre de 2014. 

En el mismo periodo, el salario promedio por hora para trabajadores en la extracción de petróleo y gas se redujo cerca de 10 por ciento después de un robusto crecimiento en los dos años previos.

Y los beneficios para los inversionistas que cuentan con acciones petroleras también se han visto recortados, lo que Credit Suisse estima perjudicará de forma modesta a los ingresos de los hogares.

"Una caída en las capax conlleva una caída en empleo directo y ganancias (el ingreso total en nómina el sector energético de Estados Unidos ha caído un 18 por ciento desde noviembre del año pasado, por ejemplo), así como efectos secundarios en otras industrias de servicio en el proceso de las capex, desde productores de maquinaria a hoteles", señaló el análisis.

Del otro lado, los efectos positivos para los consumidores se han manifestado lentamente, y se han reflejado en el alza del ingreso que los consumidores deciden ahorrar.