Economía

Crowdfunding: áreas grises lo hacen propenso al fraude

En México prevalece el esquema de recompensas, no el de inversión, además de que necesita profundizar en los rubros como Crowdfunding, Equity y de deuda.
Darinka Rodríguez
23 abril 2014 23:25 Última actualización 24 abril 2014 5:0
Etiquetas
japón

El crowfunding ha llegado a países como Japón, donde ha financiado restaurantes.(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El poder de la colectividad es innegable. Hoy en día, las masas comienzan a impulsar la actividad productiva, con el financiamiento colectivo de proyectos, o crowdfunding, gracias al avance de la tecnología y ante la falta de penetración del crédito bancario. Aunque la existencia de áreas grises en su regulación lo hace presa fácil de fraudes.

En 2012, la plataforma Kickstarter fue víctima de defraudación. El videojuego Mythic, creado supuestamente por veteranos de la industria, pretendía recaudar 80 mil dólares; no obstante antes de llegar a los 5 mil dólares, los usuarios de la plataforma detectaron que el arte era un plagio de un juego existente y que las fotos de sus supuestas oficinas pertenecían a otro sitio. El proyecto fue cancelado por los usuarios.

La Secretaría de Economía (SE) expuso que la falta de normativas y el riesgo de fraude inhiben la capacidad de financiamiento que pudiera generar este esquema, limitando su despegue.

Las experiencias negativas relacionadas con el crowdfunding a tan corta etapa, podrían ser sumamente perjudiciales para su futuro desarrollo. Además, dada la desconfianza general en las aplicaciones de internet en México, es necesaria la educación pública y la promoción de los primeros logros para que se adopte ampliamente el crowdfunding”, según el estudio “Crowdfunding en México”, de la SE.

Entre las opacidades en la operación de este tipo de financiamiento en México, están la falta de claridad entre los esquemas, que pueden ser mediante donativos o inversiones vía adquisición de acciones o deuda; el nulo seguimiento o verificación del cumplimiento de los proyectos y de las retribuciones ofrecidas al público participante, una vez asignados los recursos; y la incertidumbre por la inexistente regulación del modelo de Equity o de acciones y de emisión de deuda.

Además, actualmente la Ley del Mercado de Valores permite que puedan participar en las plataformas de Equity sólo los inversionistas calificados, o quien “mantenga en promedio, en el último año, inversiones en valores por un monto igual o mayor a 1.5 millones de unidades de inversión –7.7 millones de pesos– o que haya obtenido en cada uno de los dos últimos años, ingresos brutos anuales iguales o mayores a 500 mil unidades de inversión –2.57 millones de pesos–”.

Ante el reto que supone la regulación de los nuevos esquemas de financiamiento, se creó de forma independiente y por iniciativa de los participantes, la Asociación Mexicana de Crowdfunding (AMC), que pretende impulsar la confianza en el país, a través de la autorregulación.

“Esperamos que sea un pilar en toda Latinoamérica y que se sienten las bases para regularlo y que sea un catalizador para la economía, porque lo que crowdfunding puede hacer por las economías emergentes puede ser muy benéfico”, dijo Gerardo Obregón, director de Prestadero, participante de la AMC.

EL ESQUEMA INTERNACIONAL

Regular un esquema novedoso en México supone tiempo, como ha sucedido en otros países. La Comisión de Valores de Italia fue la primera en Europa en aprobar una legislación que entró en vigor en julio de 2012, que permitió el crowdfunding basado en acciones.

Kickstarter es el ejemplo más reconocido de fondeo colectivo en Estados Unidos, surgió en abril de 2009 y ha conseguido financiamiento para más de 60 mil 228 proyectos por mil 77 millones de dólares.

Pero el mes pasado, el proyecto Oculus VR Inc, de realidad virtual, causó polémica al ser fondeado con 2 millones 437 mil dólares y posteriormente vendido a Facebook por 2 mil millones de dólares, 400 millones en efectivo y 23.1 millones de acciones de la red social.

Pero la operación no supuso un retorno de inversión para los 9 mil 522 usuarios que fondearon el proyecto en septiembre, al tratarse de un esquema que recompensaba el fondeo con playeras y la obtención del dispositivo, previo a su lanzamiento; no con la emisión de acciones.

TEMAS PENDIENTES EN MÉXICO

Los esquemas de crowdfunding en nuestro país comienzan a operar con éxito bajo la figura de recompensas simbólicas y donaciones. Fondeadora, una de las plataformas pioneras en México, ha logrado financiamientos por 14 millones de pesos para alrededor de 5 mil proyectos, en su mayoría de índole social o artística.

René Serrano, director de la plataforma, planteó que el crowdfunding en México sigue siendo un tema centralizado, pues 80 por ciento de sus proyectos se encuentran en la capital del país. En cuanto al modelo de Equity o de acciones y al de emisión de deuda, ambos presentan incertidumbre por la falta de regulación.

Pepe Villatoro, director de Crowdfunder, que opera en nuestro país bajo el esquema de Equity, dijo que hay un esfuerzo por parte de los actores para fomentar su regulación. “La propuesta legislativa que elaboramos implica cambios a la Ley del Mercado de Valores y toma en cuenta los esfuerzos de la ley antilavado y antifraude.

En el mundo, la industria ha demostrado ser inteligente, pues el mismo monitoreo de las masas viendo campañas o rondas de inversión, hace que se detecten temas sospechosos”, expuso.

La SE señala que tanto el modelo de “salida de capital” como el de “centro de inversión” presenta riesgos para el mercado de capital de México y el desarrollo del crowdfunding en el país. “El desarrollo de fuertes mercados de crowdfunding en el mundo, podría alejar el capital de las campañas de crowdfunding mexicanas y podría afectar negativamente los mercados de capitales tradicionales”.

Añadió que es importante considerar cómo afectarán las normativas específicas, o la falta de éstas, el flujo de capital para los emisores y crowdfunders mexicanos.

pese a los novedosos