Economía

Crédito bancario tendría que ser 100% del PIB: FMI

El Fondo Monetario Internacional estimó que el sector crediticio mexicano debería ser más grande y representar el 100 por ciento del PIB pero esta expansión no se ha dado debido a la informalidad y las crisis en el sector bancario.
Daniel Villegas
18 noviembre 2015 0:25 Última actualización 18 noviembre 2015 5:5
bancos

La informalidad y las fallas en el sistema legal afectan la expansión del sistema financiero mexicano, señaló el FMI. (Cuartoscuro)

El crédito bancario en México debería ser cinco veces más alto de su nivel actual y representar el 100 por ciento del PIB, estimó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El organismo indicó que dados los fundamentales de la economía mexicana el sector crediticio debería de ser más grande, pero debido a las recurrentes crisis del sector bancario, la informalidad y al sistema legal ineficiente, la expansión del sistema financiero no ha sido profunda.

La proporción del 100 por ciento considera una muestra de economías avanzadas y emergentes. No obstante cuando los datos se reducen y considera sólo economías en desarrollo el pronóstico baja a 80 por ciento del PIB.

Cifras del Banco de México muestran que la cartera de la banca ascendió a 3 billones 433 mil millones de pesos en junio de este año y el PIB sumó 17 billones 690 mil millones. De este modo la cartera representa el 20 por ciento del PIB, lo que implicaría un déficit en la derrama crediticia en la economía de 14.3 billones de pesos si se toma el 100% del PIB.

El FMI indicó que el crédito es relativamente bajo en comparación con otros mercados emergentes, aunque ha crecido a un ritmo sostenido en los últimos años.

“El crédito ha crecido a tasas del 10 por ciento, logrando una mayor profundidad financiera, no obstante si se acelerara esta expansión se podría caer en riesgos” señaló en el documento relativo a la Consulta del Articulo IV.

Explicó que estos riesgos son importantes en un ambiente de alza de las tasas de interés, pues se incrementarían los costos en los créditos bancarios, lo que implicaría una mayor dificultad de contratarlos.