Economía

Banqueros culpan a bajos salarios de estancamiento en créditos

El vicepresidente de la Asociación, Javier Foncerrada, consideró que el crecimiento del crédito al consumo hoy se ha enfocado más a los préstamos personales.
Isabel Becerril, Jeanette Leyva, Yuridia Torres/ Enviadas.
19 marzo 2015 16:43 Última actualización 19 marzo 2015 18:18
tarjeta de crédito

Las tasas de interés de tarjetas de crédito se encuentran en mínimos históricos, según la ABM. (Cuartoscuro)

ACAPULCO.- Los créditos al consumo, a través del llamado dinero de plástico, no han avanzado en los últimos años porque los salarios en este país no han tenido un crecimiento real, advirtió este jueves Javier Foncerrada Izquierdo.

Pero el vicepresidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), confió en que “seguramente en los próximos años, por lo menos eso es lo que estamos esperado, tendremos un crecimiento significativo en la economía y con ello una recuperación de la percepción de los trabajadores”.

Además por primera vez, después de cinco años, el incremento en los salarios en este país, en su mayoría es por encima del 4 por ciento, que contrasta con el crecimiento de la inflación, que actualmente se ubica en niveles de 3 por ciento.

Puntualizó que eso empieza a mostrar una recuperación de los salarios; por lo tanto seguramente en los próximos años sí veremos mayor crecimiento en el negocio de tarjeta de crédito y en general en el crédito a las familias.

En el marco de la 78 Convención Bancaria, Foncerrada Izquierdo, precisó que el crecimiento del crédito al consumo hoy se ha enfocado más a los préstamos personales.

Recordó que en el 2000, del total del crédito otorgado por la banca que ascendió a mil 677 millones de pesos, el 53 por ciento se dirigió al gobierno federal, 30 por ciento a las empresas, el 13 por ciento a la adquisición de vivienda y el 4 por ciento al consumo.

Mientras que en el 2014, del total de los préstamos que dieron las instituciones de crédito privado (3 mil 115 millones de pesos), el 46 por ciento fueron para las empresas, 22 por ciento al consumo, 17 por ciento para adquisición de vivienda y 16 por ciento al gobierno.

Enfatizo que las tasas de interés de tarjetas de crédito se encuentran en mínimos históricos, el máximo que se cobra por un préstamo a través del llamado dinero de plástico es de 53.3 por ciento y como mínimo el 19.5; las tasas se asignan en función del riesgo.

Asimismo, puntualizó que desde el 2000 se incrementó en más de cinco veces el porcentaje de hogares con tarjeta de crédito.