Economía

Advierten riesgos para el consumo por salarios

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado señaló que el consumo y el mercado interno se ven afectados por el aumento de los empleos con menor paga, por lo que afirmó que es necesario crear puestos bien remunerados que ayuden a reducir la pobreza.
Leticia Hernández
19 febrero 2017 10:42 Última actualización 20 febrero 2017 5:0
empleo

En los últimos cuatro años se ha agudizado el proceso de precarización del empleo. (Cuartoscuro)

El crecimiento del empleo con menor paga pone en riesgo la evolución del consumo y el fortalecimiento del mercado interno, que por ahora ha sido el sostén de la economía.

Para revertir esa tendencia la inversión productiva es el camino al generar puestos de calidad bien remunerados, que conlleven a reducir la pobreza, indicó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Sin embargo, mencionó que ha habido un deterioro en los incentivos para invertir y el entorno es adverso para los negocios, con un bajo crecimiento económico, ausencia de Estado de derecho, corrupción, impunidad, inseguridad, exceso de regulación y ahora el efecto de las políticas de los Estados Unidos en contra de México.

precarizaciondelempleo20


MÁS EMPLEO PRECARIO

En los últimos cuatro años se ha agudizado el proceso de precarización del empleo al sostenerse la tendencia de cada vez más personas ocupadas que reciben hasta tres salarios mínimos acumulando una alza de 3.9 millones y los ocupados con ingresos superiores a los tres salarios mínimos se redujeron en 1.3 millones. En los primeros cuatro años del sexenio anterior el primer grupo tuvo un aumento de 1.7 millones y el segundo disminuyó en 1.3 millones.

“No solo es indispensable ampliar la ocupación, sino mejorar sus condiciones laborales de tal manera que haya más puestos de trabajo mejor remunerados, lo que sólo se puede lograr con importantes incrementos en la inversión y en la productividad”, expuso el CEESP.

En su reporte semanal apuntó que en la tarea de fortalecer el mercado interno, la calidad del empleo juega un rol primordial para mejorar el bienestar de los hogares y mientras las contrataciones se concentren en los niveles salariales más bajos, se pone en riesgo la evolución del consumo.

Según el CEESP, la menor capacidad de creación de nuevos puestos de trabajo durante 2016 llevó a que la demanda de empleo se incrementará, propiciado una disminución de los salarios que se ofrecen, debido a que la necesidad de la población por tener un empleo la ha llevado a aceptar salarios bajos.