Economía

Costo laboral por trabajador en México, 67% inferior al promedio de la OCDE

Un estudio de la OCDE revela que México es el único país de América Latina en donde los trabajadores pagan impuestos al ingreso personal al nivel del salario promedio, que representó el 7% como proporción del costo laboral. 
Redacción
26 septiembre 2016 10:40 Última actualización 26 septiembre 2016 11:17
trabajador México

(Bloomberg)

El costo laboral al año por un trabajador formal en México, incluyendo la contribución para seguridad social tanto por parte del empleado, como del empleador, es 4 por ciento inferior comparado con el promedio de América Latina y 67 por ciento menor respecto al promedio de países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

En la región,el costo laboral expresado en dólares en términos de Paridad del Poder de Compra (PPC), totalizó en 16 mil 125 dólares en 2013; en tanto que en México fue de 15 mil 477 dólares y para el promedio de la OCDE fue de 47 mil 82 dólares.

El reporte Impuestos al Salario en Latinoamérica y el Caribe, presentado este lunes en Buenos Aires, Argentina, destaca que México es el único país de América Latina en donde los trabajadores pagan impuestos al ingreso personal (IPR, por sus siglas en inglés) al nivel del salario promedio, que representó el 7 por ciento como proporción del costo laboral.

En cambio, en el promedio de países OCDE la participación del impuesto al ingreso es de 13.3 por ciento.

Sin embargo, el reporte señala que el impuesto al ingreso personal en México se compensa una vez que su contribución para su seguridad social es la más baja de la región como porcentaje del costo laboral total, recayendo en su gran mayoría sobre el empleador.

La OCDE muestra que esta diferencia explica la dificultad que enfrentan los gobiernos de América Latina y el Caribe para utilizar el impuesto al ingreso personal como un instrumento de recolección de ingresos fiscales a partir de los salarios y agrega que elevados niveles de eximir el ingreso, la prevalente informalidad y los altos niveles de gastos fiscales derivados de deducciones personales y apoyos básicos son factores que limitan la recaudación tributaria en la región.

Los costos laborales en México, en términos de PPC, fueron inferiores en 62 por ciento respecto a Argentina que sustentó el más alto para toda la región, pero también fueron menores comparados a los de Brasil, Uruguay, Colombia, Costa Rica, Panamá, Chile, Paraguay, Ecuador y Venezuela.

Para hacer la comparación el estudio consideró empleados formales la referencia fue lo que se conoce como “presión fiscal sobre el ingreso laboral”, o tax wedge, una medida que toma el total de impuestos y las prestaciones sociales obligatorias pagadas por el empleado y empleador, menos el beneficio familiar recibido, todo esto como proporción del costo laboral total para los empleadores.

La presión fiscal sobre el ingreso laboral en Latinoamérica durante 2013 fue equivalente al 21.7 por ciento, en México fue ligeramente más alto, -de 26.9 por ciento-, mientras que el promedio de países de la OCDE, fue de 35.9 por ciento.

Esta diferencia se debe a que en la gran mayoría de países latinoamericanos, excepto en México, el trabajador no paga impuesto al ingreso personal una vez que sus ingresos son inferiores a los requerimientos mínimos para hacerlo.

Argentina tiene el tax wedge más elevado de la región, del 34.6 por ciento de costos laborales y Honduras registró la presión fiscal sobre el ingreso laboral más baja, de 10 por ciento, junto con Guatemala, Trinidad y Tobago también debajo del 15 por ciento.

Las contribuciones obligatorias de seguridad social pagadas por los empleados como porcentaje del costo laboral son las más altas en Chile del orden del 18.2 por ciento, en tanto que las más bajas de toda la región son en México de 2.0 por ciento.

: