Economía

Corrupción y sobornos imperan en negociación para PEF: Integralia

La asignación libre de recursos por parte de diputados, que empezó entre los años 2004 y 2005, ha estimulado los sobornos o "moches", según el estudio La Negociación Política del Presupuesto en México.
Dainzú Patiño
11 noviembre 2014 11:29 Última actualización 11 noviembre 2014 11:51
San Lázaro

(Tomado de www.facebook.com/camaradediputados)

CIUDAD DE MÉXICO.- Corrupción, sobornos y falta de discusión imperan en la negociación para asignar el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), señaló Luis Carlos Ugalde, coordinador del estudio La Negociación Política del Presupuesto en México, realizado por Integralia.

La asignación libre de recursos por parte de diputados, que empezó entre los años 2004 y 2005, ha estimulado los sobornos o "moches", porque alcaldes y gobernadores ofrecen recompensa a cambio de recibir mayor presupuesto, señaló en la presentación del estudio.

"En los últimos años el fenómenos se ha generalizado mediante la creación de fondos dentro del Ramo 23. En 2014 se aprobaron casi 11 mil millones de pesos, que los diputados asignaron de forma libre a gobiernos municipales y estatales; 5 mil mdp para pavimentación y desarrollo municipal; 3 mil 211 mdp para infraestructura deportiva y 2 mil 728 mdp para el fondo de cultura", precisó.


Asimismo, impera la falta de discusión y análisis para la asignación de recursos en el Congreso, la cual se da por inercia, intereses, caprichos políticos, sobre todo cuando se avecinan tiempos electorales, explicó Lourdes Morales, directora de la Red por Rendición de Cuentas.

También es preocupante que no existan reglas para asignar recursos a ciertos conceptos, consideró Héctor Villarreal, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria.

Como parte del estudio se plantearon cuatro recomendaciones:

1.- Eliminar cualquier forma de etiquetación de recursos durante la negociación del presupuesto. El Poder Legislativo debe garantizar que el presupuesto permita alcanzar las metas del Plan Nacional de Desarrollo, más no fungir como diseñador de programas, no como ejecutor de proyectos. 

2.- Que la negociación del presupuesto se base en la evaluación y eficacia de los programas públicos; reducir el monto de aquellos que no cumplan las metas.

3.- Condicionar las transferencias federales a las entidades a los resultados de las evaluaciones de la Auditoría Superior de la Federación y Coneval, quien no cumpla debe recibir menos recursos.

4.- Transparentar el proceso de negociación del presupuesto. En el portal de la Comisión de Presupuesto se carece de información sobre las solicitudes de ampliación de recursos, las modificaciones acordadas y el trabajo de coordinación con otras comisiones.