Economía

Convenios
de productividad
en México “no levantan”

La falta de métricas para evaluar la productividad en los diversos sectores y el desconocimiento del concepto de productividad,
son factores que han influido para que las empresas y sindicatos
no incrementen la firma de este tipo de convenios.
Zenyazen Flores
04 junio 2014 1:25 Última actualización 04 junio 2014 5:0
Qué hacer para crecer
fábrica

Comercio y manufactura, los rubros donde crecieron estos convenios.(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Pese a que empresas y sindicatos coinciden en que la productividad es una vía para impulsar el crecimiento económico de México y aumentar los salarios de los trabajadores, sólo 13.8 por ciento de las negociaciones laborales realizadas durante el primer trimestre de 2014 incluyeron la firma de convenios de productividad.

Esto aleja la posibilidad de que la productividad laboral del país repunte, como es deseable que ocurra según el espíritu de la reforma laboral, coincidieron especialistas.

De las 2 mil 299 revisiones salariales y contractuales de jurisdicción federal en el lapso de referencia, solamente 318 incorporaron convenios de ese tipo, indica el informe mensual sobre el comportamiento de la economía al mes de abril de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami).

En tanto, los convenios de productividad de enero a marzo del año, son 7 por ciento menos que los del mismo periodo de 2013, cuando se lograron 342 convenios, según el reporte de la Conasami con datos de la Dirección General de Investigación y Estadística del Trabajo (DGIET) de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Jaime Cardoso, director de mercadotecnia de Kronos Latinoamérica, explicó que la falta de métricas para evaluar la productividad en los diversos sectores y el desconocimiento del concepto de productividad, son factores que han influido para que las empresas y sindicatos no incrementen la firma de convenios.

Expuso que la reforma laboral no ha sido un factor que impacte en la firma de nuevos convenios y comentó que el Comité Nacional de Productividad apenas comienza a conformar las estrategias para poder medirla.

Cardoso añadió que incluir en los contratos colectivos o individuales, cláusulas que indiquen cuándo se hace acreedor a un bono de productividad, sería de utilidad para dar “formalidad” al compromiso de fomentarla.

Cabe mencionar que no todos los convenios de productividad reportados por la DGIET son nuevos; en algunos casos, que no se especifican, se trata de la renovación de convenios celebrados en el pasado.

Marzo fue el mes del primer trimestre en el que se firmaron más convenios (114), en sectores como manufacturas, transporte, correos y almacenamiento y comercio; en tanto, en enero y febrero los sectores que destacaron fueron la industria productora de alimentos, automotriz y autopartes, químico-farmacéutica y de elaboración de bebidas.

Humberto Ojeda, presidente del Congreso del Trabajo, dijo que ha sido difícil aumentar el número de convenios porque no se ha encontrado un mecanismo para medir la productividad en los centros de trabajo. “Pretendemos que se haga por medio de los contratos colectivos de trabajo, pero que también haya alguna sanción para las empresas que no cumplan, porque así abierta (queda) como una cláusula que adorna los contratos”, afirmó.

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, dijo que el país requiere elevar su productividad. “Pero sin más inversión de las empresas, esto no será posible”, apuntó.