Economía

4 consejos para sobrevivir a un aumento de las tasas de la Fed

En Estados Unidos, la eventual alza en las tasas de interés por parte de la Reserva Federal podría beneficiar a ahorradores y afectar a deudores; para cuando el aumento llegue, los asesores financieros recomiendan a los norteamericanos seguir estas cuatro medidas.
Bloomberg
16 septiembre 2015 18:8 Última actualización 16 septiembre 2015 18:8
fed

Asesores financieros recomiendan seguir cuatro medidas a seguir ante el aumento de tasas de la Fed. (Bloomberg)

Durante años se les ha dicho a los estadounidenses que habrá un aumento en las tasas de interés, con el tiempo. La presidenta de la Reserva Federal Janet Yellen y la Comisión de Mercado Abierto de la Fed ahora podrían estar preparándose para levantar las tasas del piso, probablemente con un incremento de un cuarto de punto porcentual respecto de su banda actual de 0 por ciento a 0.25 por ciento. Esto podría producirse en la reunión de la Fed que tendrá lugar este jueves. O quizá la Fed vuelva a esperar.

“Es como un unicornio, una criatura mítica que anda por ahí”, dijo Maggie Kirchloff, planificadora financiera de Wisdom Wealth Strategies de Denver. “Puede que exista y puede que aparezca pero uno no sabe cuándo”.

Si las tasas realmente empiezan a subir este mes, en general sería una buena noticia para los ahorristas y una mala noticia para los deudores. Pero los asesores financieros advierten a los clientes que no hagan nada apresurado mientras esperan que Yellen y Cía. actúen, o incluso después que lo hagan.

Estos son algunos de los consejos que ofrecen:

1
 

 

hipoteca


1. PIENSE EN FIJAR LA TASA DE SU HIPOTECA

Cualquier deuda con una tasa de interés flotante en lugar de fija podría volverse cada vez más cara una vez que la Fed actúe. A los propietarios de viviendas con hipotecas de tasa ajustable les convendría refinanciar y sacar una hipoteca de tasa fija.

Al hacerlo, sus pagos mensuales podrían aumentar pero se asegurarían algunas de las tasas hipotecarias fijas más bajas de la historia. Según una encuesta del 9 de septiembre de Bankrate.com, la tasa típica a treinta años es del 4.05 por ciento, y la tasa promedio a quince años es de 3.23 por ciento. Los préstamos de tasa variable para la compra de autos y para pequeñas empresas también podrían ser candidatos a una refinanciación para pasar a deuda de tasa fija.

2. PAGUE DEUDA CON CRITERIO
Muchos estadounidenses ya están saldando sus deudas. Una encuesta de Wells Fargo/Gallup a inversores revela que el 46 por ciento de los inversores ha reducido su deuda en los últimos dos años y otro 23 por ciento logró mantener estable su carga de deuda.

Unas tasas de interés más altas apuntalarían los argumentos ya sólidos en favor de saldar las deudas con altos intereses lo antes posible. Si las tasas suben considerablemente –para que tengan un gran impacto haría falta más que el cuarto de punto que evalúa la Fed en la primera tanda-, las cuotas de los préstamos hipotecarios, la deuda de las tarjetas de crédito y otros préstamos de tasa variable tendrán un fuerte aumento.

Dicho esto, no necesariamente es una decisión inteligente destinar cada centavo de sus ahorros a pagar deuda. Los préstamos hipotecarios y otras deudas de tasa variable pueden tener cláusulas que lo protegen de un rápido aumento de las tasas, algo que pocos pronostican de todos modos. 

1
 

 

banco


3. ENCUENTRE UN BANCO QUE QUIERA SUS DEPÓSITOS
Los bancos estadounidenses más grandes pagan tasas anuales de tan sólo 0.01 por ciento sobre las cajas de ahorro. Después de un aumento de tasas de la Fed, es probable que los bancos eleven las tasas de las hipotecas y las tarjetas de crédito mucho más rápido que las de ahorro. Los grandes bancos ya tienen un exceso de depósitos, de modo que tienen pocos incentivos para tratar de atraer su dinero.

En lugar de esperar que suban estas tasas, los ahorristas pueden transferir su dinero a bancos más pequeños e instituciones online que están mucho más interesados en atraer depósitos. Las mejores tasas disponibles superan ligeramente el 1 por ciento, porcentaje que podría elevarse tras el aumento de la Fed.

La peor decisión que puede tomar ahora un ahorrista es aceptar una tasa baja. Este no es momento para comprar un certificado de depósito a cinco años, por ejemplo, señaló Charles Bennett Sachs de Private Wealth Counsel en Miami.

4. NO TOME NINGUNA MEDIDA REPENTINA
“Todo el mundo le da demasiada importancia a esto”, dijo Eckstein. “Un cuarto de punto en las tasas de interés no significará ningún cambio para la mayoría de las personas”. Cualquier ajuste que haga la Fed se aplicará a la tasa de los fondos federales. Eso sólo tiene un efecto indirecto e impredecible en el mercado de bonos, que ya parece estar anticipando una medida de la Fed, así como en las tasas de las hipotecas y los depósitos.

También puede ser peligroso tomar decisiones de inversión a largo plazo siguiendo corazonadas sobre el futuro de las tasas de interés. Los últimos años demostraron lo difícil que es predecir las decisiones de la Fed a largo plazo. A la hora de tomar decisiones de inversión, los asesores dicen que es mejor pasar por alto las medidas que tome Yellen esta semana y mantener la estrategia de largo plazo.