Economía

¿Cómo elegir
a tu proveedor
de facturas electrónicas?

Debido a que la contabilidad electrónica ya es obligatoria, puedes acceder a la página del SAT para buscar al Proveedor Autorizado de Certificación, quien será el encargado de generarte tu Certificación de Comprobantes Fiscales Digitales a través
de Internet.
Marcela Ojeda
29 agosto 2014 0:3 Última actualización 29 agosto 2014 5:5
Factura electrónica

A partir de 2015, las facturas electrónicas serán obligatorias.(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Desde el pasado 1 de julio las personas físicas con actividad empresarial y todas las empresas, incluso aquellas sin fines de lucro, están obligadas a llevar contabilidad electrónica y a enviar esa información al Servicio de Administración Tributaria (SAT), a partir de enero de 2015.

Pero, ¿cómo enfrentar ese doloroso proceso?
La factura electrónica es una pieza de la contabilidad, por lo que el primer paso es contratar a un Proveedor Autorizado de Certificación (PAC). Es decir, a tu proveedor de facturas electrónicas o de Certificación de Comprobantes Fiscales Digitales a través de Internet (CFDI’s).

Para elegir a dicho proveedor debes verificar en el portal del SAT: http://bit.ly/1saa2fY la lista de los PAC autorizados, a fin de no ser sorprendido por aquellos que aparecen en los motores de búsqueda en internet, pero que no están entre los 79 que han sido autorizados por la autoridad tributaria.


Adicionalmente, debes localizar el logotipo oficial y validar que tanto el nombre comercial de la empresa como su razón social correspondan a los que están publicados.

El proveedor de facturas electrónicas tiene la obligación de validar los requisitos del comprobante; asignarles un folio fiscal e incorporar el sello digital del SAT.

Si eres un pequeño contribuyente, con un volumen de transacciones muy bajo y tu operación no es sofisticada, basta con que ingreses a la página del SAT y elijas un PAC que te ofrezca una solución que se adapte a tus necesidades.

Generalmente estas soluciones se basan en web; es decir, son servicios por suscripción en el que pagas una cuota mensual o anual, dependiendo del tipo de modelo de negocio que siga cada PAC. Simplemente debes acceder a la página, capturar la información y generar tu comprobante.

Si eres un contribuyente más sofisticado y requieres otro tipo de información, la mecánica es localizar al PAC específico eligiendo 2 ó 3 opciones a fin de comparar sobre todo la compatibilidad con tus necesidades.

Hay muchas empresas en el mercado que no son un PAC y se presentan en el mercado con la oferta integral de una solución que te permite administrar tu negocio y facturar en electrónico, pero omiten una obligación fundamental, que es informarle, como cliente potencial, con qué PAC están conectados. a sus clientes.

Eso los lleva a incumplir con la disposición legal que obliga al contribuyente a tener una relación contractual con el PAC independientemente de a través de qué sistema esté llevando a cabo su facturación. Esas empresas que están ofreciendo soluciones de facturación electrónica, inevitablemente están conectadas con un PAC.

Sin embargo el contribuyente debería de saber quién es el PAC y firmar un contrato con él, pero muchos, indebidamente, no lo tienen, y ahí el SAT no puede hacer nada respecto a esas empresas, pero tiene la posibilidad de detectar cuál es el PAC con el que está trabajando y, en todo caso, muy probablemente el PAC sea el que resulte responsable de las sanciones que deriven.

Son dos cosas las que se tienen que hacer de manera muy básica a la hora de buscar, incluso en buscadores como Google: A las opciones de PAC que elijas debes preguntarles: ¿eres PAC?