Economía

Comce va por reglas de origen en TLCAN 2.0

Se basarán en la revisión de las primeras normas que entraran en vigor de manera paulatina en varios años, permitiendo que las empresas sean competitivas al adquirir sus componentes a bajo precio.
Valente Villamil
14 junio 2017 21:33 Última actualización 15 junio 2017 5:5
[Agentes aduanales y operadores logísticos realizan labor de zapa contra el recinto: Comce / El Financiero]

[Agentes aduanales y operadores logísticos realizan labor de zapa contra el recinto: Comce / El Financiero]

Tras toda tormenta, sigue la calma, y en la próxima modernización del TLCAN, la incertidumbre está cediendo espacio para que se logre un acuerdo centrado en las reglas de origen y la sustitución de importaciones regionales, de acuerdo con Fernando Ruiz Huarte, director del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (Comce).

“Uno de los temas importantes en manufacturas es la revisión de las reglas de origen, que traen como principal objetivo un fortalecimiento de la industria de los tres países y una sustitución de importaciones de terceros”, dijo en entrevista con El Financiero, en el marco de la entrega del segundo premio Pyme que FedEx otorga anualmente.

Con un ambiente de mayor tranquilidad, entre la iniciativa privada mexicana, luego de meses de gran incertidumbre, el Comce dirige sus baterías en la revisión de dichas reglas de origen dentro de la región con miras a reducir las importaciones que el bloque hace, sobre todo provenientes de Asia.

“(La tranquilidad) se debe al cambio de discurso que ha habido por parte de las autoridades americanas y que ese cambio va más en el sentido que más que una renegociación, va a ser una modernización del acuerdo”, dijo Ruiz Huarte.

Sin embargo, expertos han cuestionado que las reglas de origen puedan fortalecerse pues las que están en bajo porcentaje buscan que las empresas de la región sean competitivas al adquirir sus componentes a precios reducidos.

Por ello, lo que se busca es analizar sector por sector, e industria por industria para que, si todo sigue este curso, se fijen límites de tiempo para que entren en vigor las nuevas reglas de origen dando tiempo a que las empresas y gobiernos desarrollen las inversiones necesarias para la fabricación de los componentes que se buscaría sustituir.

“Por eso la idea es que la regla de origen no se exija a partir de que entre en vigor el nuevo acuerdo, sino que vaya entrando la regla de origen en periodos de dos, tres, cuatro, cinco años, etcétera, los que sean necesarios”, puntualizó.