Economía

Combustibles, lo nuevo de ‘Made in China’

Además de lencería Victoria’s Secret o los teléfonos iPhone, ahora el país incrementa sus envíos de combustible a todo el planeta, desde el que usan los aviones en Europa, hasta gasolinas en Nicaragua.
Bloomberg
07 junio 2016 13:0 Última actualización 07 junio 2016 13:0
china refineria

(Bloomberg)

Después de abastecer al mundo de todo, desde la lencería Victoria’s Secret hasta los teléfonos iPhone y las muñecas Barbie, China produce ahora combustible que está llegando hasta los surtidores de todo el planeta.

El gigante industrial asiático está transformando una cantidad récord de crudo en productos refinados y enviando una parte al exterior a un ritmo sin precedente.

Esto incluye combustible para aviones a Europa el año pasado, gasolina que fue a Nicaragua en mayo y otro cargamento que se encamina actualmente hacia el Canal de Panamá. Los operadores dicen que puede haber más envíos en camino.

La producción floreciente de procesadores entre los que se cuentan las plantas de refino privadas conocidas como ‘teapots’ está aumentando el suministro en momentos en que la economía se enfría.

Por su parte, los precios estadounidenses más altos y las tarifas de flete en baja están haciendo que resulte más rentable enviar el combustible al exterior, en tanto las demoras en los proyectos de refinación aumentan la demanda en América Latina.

Los cargamentos ya contribuyeron a una caída de 30 por ciento en los márgenes de procesamiento asiáticos en los últimos 12 meses, y ahora ponen en peligro, asimismo, la rentabilidad en Europa y el continente americano.

“China se ha convertido en un exportador accidental de combustible”, dijo John Driscoll, estratego principal de JTD Energy Services Pte, que lleva más de 30 años negociando crudo y derivados del petróleo en Singapur. “Desarrollaron un exceso de capacidad de refinación, la demanda interna se ha moderado y las refinerías chinas (‘teapots’) entraron en acción”.

1
AUMENTO DE REFINAMIENTO

 

china refineria

La capacidad de refinación del país se duplicó hasta unos 14.5 millones de barriles diarios este año respecto de un decenio atrás y se pronostica que crecerá más en los próximos años, según cálculos de Bloomberg basados en datos de la compañía estatal China National Petroleum Corp (CNPC).

El aumento fue pensado para satisfacer la demanda interna, pero dado que desde 2007 el crecimiento económico cayó a la mitad, hasta menos del 7 por ciento, el país enfrenta un superávit de combustible diario de unos 700 mil barriles en cuatro años, muestran datos de CNPC.

Datos de aduana muestran que las exportaciones chinas de gasolina y diésel crecieron al menos un 30 por ciento en 2016 después de una cantidad sin precedente de envíos el año pasado. El gobierno también comenzó a permitir que refinerías independientes importen crudo y exporten combustible.

La oferta inundó Asia, erosionando los márgenes para los productores de India y Corea del Sur, y aumentó las reservas en el centro de comercialización de Singapur. Para evitar la saturación, los operadores tratan de aprovechar las tarifas de flete más baratas y vender los productos en zonas del mundo donde los precios son más altos.

“China se ha vuelto más competitiva después de haber ampliado durante años la capacidad de refino”, dijo Kang Yoo Jin, analista de materias primas en NH Investments & Securities con sede en Seúl.

“Las refinerías en los Estados Unidos y Europa enfrentarán una competencia intensificada. Es muy positivo para China porque los envíos indican que se obtienen beneficios aunque los cargamentos se envíen muy lejos”.

El costo de transportar 300 mil barriles de gasolina desde China a la Costa del Golfo estadounidense sería de unos 4 dólares el barril, según datos recopilados por Bloomberg.

Los futuros estadounidenses en el combustible han sido en promedio unos 13 dólares el barril más caros que en Singapur desde marzo, lo cual significa que sería potencialmente rentable fletar un cargamento aun después de contabilizar el flete, muestran los datos.