Economía

CNH espera adjudicar
tres campos petroleros
en segunda convocatoria

Para la segunda licitación de la Ronda Uno, el presidente
de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, Juan Carlos Zepeda, confía en que tres de los cinco campos sean adjudicados este miércoles, los cuales atraerían una inversión cercana a los mil millones de dólares cada uno.
Jonathan Ruiz/Sergio Meana
29 septiembre 2015 23:34 Última actualización 30 septiembre 2015 6:56
Juan Carlos Zepeda

Juan Carlos Zepeda estimó que la segunda licitación de la Ronda Uno podría sumar 45 mil millones de barriles diarios. (Alejandro Meléndez)

Juan Carlos Zepeda Molina, presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), espera que hoy se adjudiquen tres de los cinco campos petroleros que serán licitados, es decir el 60 por ciento de las áreas en juego, con lo que se tendría una producción adicional de 45 mil barriles diarios en su máximo punto, con una atracción de inversión estimada en hasta tres mil millones de dólares.

Por cada área que se logre adjudicar en la segunda convocatoria de la Ronda Uno, Zepeda Molina estimó que se atraería una inversión de alrededor de mil millones de dólares, lo que se daría en su mayoría en los primeros tres años, de un total de hasta tres décadas en las que estarán en producción estos campos.

“Creo que hay elementos para pensar que podemos adjudicar, yo espero, al menos, tres contratos.

“La inversión que requieren estos campos es aproximadamente, cada uno, de mil millones de dólares. El grueso de la producción, el 80 por ciento de la producción, la observas en los primeros tres años, cuando se desarrolla toda la infraestructura”, indicó Zepeda Molina.


Dado que son campos que ya tienen reservas probadas, y no habrá un proceso de exploración, se espera que los primeros barriles de producción se vean tan rápido como a finales del 2018, agregó el presidente comisionado en entrevista con El Financiero.

“Empezar a ver producción, los primeros barriles de estos campos ya descubiertos en el segundo semestre de 2018”, especificó Zepeda Molina.

En ese mismo año se esperaría que la producción nacional empezara a revertir su producción que hoy está en proceso de declinación, agregó.

A pesar de la caída en los precios internacionales que mantienen el precio de la mezcla mexicana por debajo de los 40 dólares por barril y una economía global deprimida, Zepeda Molina espera una competencia fuerte por los campos que incluso lleve la participación del Estado muy por arriba de los mínimos de Hacienda.

“Yo estoy anticipando que la competencia va empujar los porcentajes del gobierno en un espacio francamente superior al mínimo de la Secretaría de Hacienda, pero esa es mi expectativa”, previó.

Las altas expectativas tienen fundamento en dos razones: la primera que son campos con reservas ya descubiertas, algo que no se ve mucho en las licitaciones alrededor del mundo y porque tendrán costos de 20 dólares por barril, argumentó Zepeda Molina.

Al capital que se consiga por los campos adjudicados hoy habrá que sumar la inversión esperada por la primera convocatoria, calculada en mil 300 millones de dólares en cada una de las dos áreas adjudicadas.
Con respecto a ese primer proceso enlistó que hubo tres grandes lecciones que se corrigieron para esta segunda convocatoria.

Dijo que hubo un desequilibrio entre el tipo de áreas que se licitaron y los requisitos financieros, lo que se corrigió con una disminución de las garantías.

Además se cambió la rigidez a las estructuras de los consorcios, pues algunos equipos de petroleras querían hacer modificaciones poco antes de la presentación de ofertas y la licitación ya no lo permitía.
Mientras que el cambio más significativo, según Zepeda, fue la decisión de Hacienda de publicar los valores mínimos antes del concurso.