Economía

A los bancos no les preocupa el robo de identidad

Pese a los 19 mil posibles casos del 1T17, los bancos no creen que proteger la información de los clientes sea un problema fundamental y las disposiciones en la materia diseñadas por la autoridad bancaria se pondrán en marcha hasta dentro de un año.
Jeanette Leyva
26 julio 2017 23:28 Última actualización 27 julio 2017 5:5
Robo de identidad. (Shutterstock)

[Jaime González Aguade, presidente de la CNBV/Arturo Monroy]

Las disposiciones en materia de Robo de Identidad diseñadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) tardaron un año en consensarse con el sector bancario y demorará un año más para que se pongan en marcha, para proteger a los mexicanos de este delito.

Esto, porque las instituciones bancarias consideran que no es un problema fundamental para ellos, ni que ponga en riesgo sus utilidades o sustentabilidad.

Jaime González Aguadé, presidente de la CNBV, reconoció que el robo de identidad no es un tema que le preocupe o alarme al sector. “En realidad no es un tema que ponga en riesgo a ningún banco, y que les haga diferencias en sus utilidades o en su sustentabilidad”.

478.5
Millones de pesos abonaron los bancos a clientes en 2016 por quejas de robo de identidad.
107
Mil millones de pesos obtuvieron los bancos de ganancias en el año anterior, un 8% más que en 2015.

Sin embargo, reconoció que si es un tema que inquieta bastante a los clientes, por toda la problemática que les generan estos casos. “Está el típico caso de una persona a la que le depositaron cinco millones de pesos en su cuenta sin saberlo. El SAT le impuso un crédito fiscal y terminó embargándole su casa. Entonces, estos casos te cambian la vida”.

Agregó que además los cuentahabientes entran en un viacrusis para resolver los problemas que les genera un robo de identidad. “No saben en qué bancos se cometió el delito, en qué sucursales, instituciones financieras, si fueron depósitos, si fueron créditos, es un tema muy relevante para las persona”.

En el primer trimestre se reportaron en la Condusef 19 mil quejas por posibles robos de identidad, por un monto de 325.2 millones de pesos, de los cuales recuperaron 177.7 millones.

NUEVAS MEDIDAS

Las nuevas medidas consisten en que los bancos podrán tener su propia base de datos de huellas dactilares de los clientes, a fin de utilizarla para verificar su identidad. Para ello tendrán que tomar las huellas de los empleados o directivos que tendrán a su cargo recopilarlas para evitar que éstos puedan hacerse pasar por un cliente.

Los clientes tendrán que presentar dos identificaciones ante la apertura de un crédito o cuenta pasiva; se prohíbe otorgarlos de forma inmediata en centros comerciales si no se cuenta con la verificación de las huellas dactilares.

Mario Di Costanzo, presidente de la Condusef, indicó que en los casos de robo de identidad los bancos se muestran apáticos a resolver los casos, pese a que existe un convenio de colaboración entre las instituciones y autoridades.

Para Jorge Sánchez, investigador de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), si bien la banca está implementando sistemas para proteger el robo de identidad, “son costosos y están buscando la forma de que la tecnología sea más eficiente, pero a un menor precio”.

Dijo que conforme esta tecnología se vaya abaratando seguramente será más sencillo que los bancos la implementen, en especial los de nicho, porque tienen una estructura de costos diferente a los grandes, quienes son los que se les facilitaría implementarla para evitar el robo de identidad. “En resumen es un asunto de costos”, mencionó.

1
MEDIDAS OBLIGATORIAS O HABRÍA FRAUDES

Las medidas de identificación para evitar el lavado de dinero deben aplicarse de forma obligatoria y sin excepciones en toda la banca, ya que de lo contrario podrían generarse fraudes de empleados o clientes.

Así lo advirtió la Unión de Instituciones Financieras Mexicanas (Unifimex) en sus comentarios dirigidos a la Cofemer sobre estas disposiciones. Detalló que en el anteproyecto, el Artículo 51 BIS de la Ley de Instituciones de Crédito contempla que los bancos puedan convenir con sus clientes evitar las acciones de verificación. En caso de reclamo, el banco debe de pagar en 48 horas como máximo al cliente.

“Consideramos que dicha medida no es una práctica sana para las operaciones financieras, en virtud de que pudiera prestarse a malos manejos en caso de colusión entre empleados o clientes deshonestos, poniendo en riesgo a la institución financiera”, apuntó Adalberto Palma, representante legal de Unifimex.

El organismo propuso extender el plazo para implementar el enrolamiento de los clientes, ya que algunos asociados carecen de infraestructura biométrica.

“Nos parece que los tiempos de cumplimiento de los 6 a los 12 meses a partir de publicación en el Diario Oficial de la Federación deberían extenderse. Proponemos 12 meses para comenzar a enrolar a los clientes y seis meses adicionales para concluir el enrolamiento”.

.
economia