Economía

China no puede tener
la carga más pesada

China no puede asumir la carga más pesada de la economía mundial puesto que aún es un país en vías de desarrollo, afirmó
el primer ministro Li Keqiang, quien instó a las demás naciones
a aplicar políticas fiscales proactivas similares a las chinas.
Bloomberg
24 julio 2016 23:43 Última actualización 25 julio 2016 5:5
yuanes

China no puede llevar la carga más pesada de la economía mundial, dijo el primer ministro Li Keqiang. (Bloomberg)

Al mundo le cuesta salir de un prolongado período de lento crecimiento, y no hay que contar con que su segunda mayor economía acuda al rescate.

Ese fue el mensaje del primer ministro chino Li Keqiang en vísperas de una reunión de ministros de Hacienda de las principales economías desarrolladas y emergentes. Si bien China seguirá haciendo un fuerte aporte al mundo, al servir como elemento estabilizador, el país enfrenta una presión descendente a largo plazo, dijo el viernes en Pekín.

China sigue siendo un país en vías de desarrollo. No podemos asumir la carga más pesada de la economía mundial”, dijo Li, luego de una mesa redonda sobre crecimiento económico, comercio y finanzas con autoridades de instituciones como el FMI. Instó al mundo a instrumentar políticas fiscales “proactivas”, como lo hace su país.

Por su parte, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, dijo en la misma reunión que el mundo necesita medidas fiscales, monetarias y estructurales y reiteró que el voto del Reino Unido a favor de salir de la Unión Europea había reducido las estimaciones de expansión.

El director general de la Organización Mundial del Comercio, Roberto Azevedo, advirtió que el comercio crece al ritmo más lento en 30 años, mientras que el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, manifestó su preocupación respecto de un fuerte rechazo de la globalización en Occidente.

PAZ MONETARIA
Algo que podría eliminarse de la lista de preocupaciones es una fuerte devaluación del yuan. Li dijo que su país nunca libraría una guerra cambiaria y que mantendrá el yuan en un nivel razonable en tanto continúa reformando el sistema cambiario. Ante los pedidos externos de recortes de la capacidad en algunos sectores, Li dijo que su gobierno está dispuesto a negociar con otros sobre el comercio de acero y carbón.

China aún tiene margen para instrumentar políticas fiscales proactivas y reducciones de impuestos al tiempo que mantiene una política monetaria prudente, dijo Li.