Economía

Cerdo mexicano
busca paladar asiático

De las 84 mil toneladas de carne de cerdo que México exporta,
50 mil son enviadas al continente asiático, en donde países como China, Japón y Corea demandan desde los cortes especializados hasta las vísceras.
Héctor Chávez
23 noviembre 2014 23:54 Última actualización 24 noviembre 2014 5:5
ganado porcino

China es el mayor consumidor per cápita de piezas porcinas a nivel mundial. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El mercado asiático se ha convertido en la plaza más atractiva para la comercialización de carne de cerdo mexicana, superando incluso a Estados Unidos, pues además de ser el más grande consumidor a nivel mundial, ofrece atractivas posibilidades a la exportación no sólo de cortes como jamones, paleta, panceta, cuello, paletilla, lomo y trozos por deshuesar, sino de productos económicos como las vísceras e intestinos, que son comúnmente consumidas en países como Japón, Corea del Sur, Hong Kong, Vietnam y China.

Asia recibe alrededor de 50 mil toneladas de carne de cerdo mexicana de las 84 mil 600 toneladas que México exporta al mundo anualmente, de acuerdo con datos de la Secretaría de Economía (SE).

Uno de los mercados más importantes es el de China, país al que se podrían exportar hasta 300 mil toneladas de carne de cerdo en 5 años, de acuerdo con estimaciones de José Luis Caram Inclán, presidente de la Confederación de Porcicultores Mexicanos (CPM).


“Si hoy como país logramos cautivar al mercado chino, en el futuro podremos mantener la demanda de cortes específicos y para ello debemos trabajar con estudios de mercado que nos permitan estrategias de largo plazo”, dijo Caram Inclán.

El reto es lograr que en China sean reconocidas y certificadas otras plantas por las autoridades, para lograr aprovechar las oportunidades que ofrece el mercado asiático, sin descuidar a Japón y Corea, que actualmente representan una buena parte de las compras de carne mexicana en el mundo, afirmó el director general de la CMP, Alejandro Ramírez.

“Actualmente las empresas buscan aún definir su estrategia de ingreso en términos de productos, volumen de oferta y zonas geográficas donde posicionar sus productos. Algunas ya han identificado que los pedidos chinos serán, en definitiva, distintos a los japoneses”, aseveró Caram Inclán.

Algunas de las empresas exportadoras son las sonorenses Alimentos Kowi, Sonora Agropecuaria, Frigorífica Agropecuaria,la firma de origen estadounidense Cargill de México; además de Grupo Bafar, la sinaloense Sukarne, Empacadora Ganadería de Tamaulipas y Grupo Porcícola Mexicano (Kekén), según el Sistema de Información Arancelaria Vía Internet (SIAVI) de la SE.

Claudio Freixes Catalán, director general de Grupo Porcícola Mexicano (Kekén) y actual presidente de los exportadores de carne de cerdo en México, afirmó si bien es cierto que el mercado asiático tiene muchas oportunidades, el escenario se torna complicado tomando en cuenta que China no permite el ingreso de carne de puerco con rastros de ractopamina, hormona que ayuda en la alimentación de los cerdos ampliamente usada en México y también en ese país asiático.

Agregó que los productores nacionales tienen capacidad para incrementar en 30 por ciento sus exportaciones en el 2015, siempre y cuando se abran oportunidades reales y se logren acuerdos en cuento a precios y las barreras no arancelarias.

“China tiene muchas posibilidades para seguir comprando carne a México, pero no nos olvidemos que es un país de mucho volumen pero de bajo precio y compite frontalmente con el mercado mexicano”, dijo Freixes Catalán.

Advirtió que las ventas hacia China no deberán ser competencia de las de Japón, pues México debe orientarse en encontrar nichos de mercado donde se busque una calidad diferenciada que sólo los productos mexicanos puedan ofrecer, peso sin sacrificar precios.

La presencia de la carne de cerdo en China dependerá de que tanto productores como las empresas mexicanas trabajen en estrategias en bloque y no individualmente, que permita tener criterios homologados de precios y calidades, porque la competencia debe ser con otros países y no entre los productores mexicanos.

Francisco Quintana, director de vinculación del Grupo Promotor del Cerdo Mexicano, asegura que más que una oportunidad para abrir las exportaciones de cerdo hacia China, se podría dar un paso al fortalecimiento del mercado nacional.

Ello tomando en cuenta que con la compra de las empresas Smithfield Foods, propietaria de Granjas Carroll de México, el gobierno chino sólo pretende garantizar el abasto de carne de cerdo para su población, pero provocará un hueco en el abasto del mercado nacional.

Recordó que debido a problemas sanitarios que provocaron la caída de su producción, empresarios y gobierno chino realizaron la compra de esta empresa que es la más grande de México y que cuenta con un avance tecnológico en la producción de cerdo que cualquier país habrían tardado más de diez años en conseguir.

Dicha situación advierte, generará un hueco de alrededor del 15 por ciento –unas 150 mil toneladas- de la producción a nivel nacional, lo que podría provocar que la importación de cerdo se incremente.

“Lo que va suceder el año próximo es que China se va a llevar de México los cerdos que tiene en producción con su empresa Granjas Carroll, es decir no hay mucha oportunidad para los productores nacionales que exporten a China”, subrayó Francisco Quintana.

Por ello advierte, se da la oportunidad para que con el apoyo del gobierno federal se invierta para hacer crecer el hato reproductor e incrementar las hembras que se dediquen a producir cerdo para abasto y llegar a llenar ese hueco que nos va a producir esa salida de cerdo y hacer que disminuya la importación de carne de Estados Unidos.

“Yo creo que ahorita traemos un déficit como de un millón de cerdos al año que no estamos produciendo y que tampoco se está llegando a importar en su totalidad (...) y entonces tenemos la oportunidad de abastecer el mercado nacional, ahí es donde tenemos la oportunidad de crecer con un millón de cerdos al año, que implica una inversión como de 200 mil vientres para lograr esta producción”.

México exportó poco más de 84 mil toneladas de carne de cerdo en el 2013, de las cuales 74 mil fueron de congelada y el resto de refrigerada y salada, lo que representó divisas al país por más de 445 millones de dólares. Las exportaciones de México al continente asiáticos es de carne en su mayoría congelada,pero en los últimos años se ha incursionado en la carne fresca que en realidad se trata de producto refrigerado al vacío.

China concentra el 50 por ciento del consumo mundial de carne de cerdo, seguido por EU con el 8 por ciento, Rusia y Brasil con el 3 cada uno, mientras que México ocupa el séptimo lugar en consumo de puerco, con 2 por ciento.

Haz clic para ampliar la imagen

Desde el nacimiento, la cría, el sacrificio, el corte, el empacado y el transporte para exportar cerdo a Asia puede tomar alrededor de 240 días.