Economía

Canacar reinicia proceso contra EU por transporte transfronterizo

El objetivo es que los autotransportistas sean indemnizados por los daños causados debido al incumplimiento sistemático del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.
Dainzú Patiño
23 octubre 2014 13:0 Última actualización 23 octubre 2014 13:0
Camiones de carga. (Cuartoscuro/Archivo)

Transporte de carga

CIUDAD DE MÉXICO: Por el incumplimiento del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en materia de autotransporte transfronterizo, la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) reinició el proceso de un nuevo arbitraje en contra del gobierno estadounidense, al cual se adhirió la Confederación Nacional de Transportistas Mexicanos (Conatram) como codemandante.

El objetivo es que los autotransportistas sean indemnizados por los daños causados debido al incumplimiento sistemático del TLCAN hasta la fecha por parte de la autoridad de EU. La demanda fue promovida por primera vez en el 2008, la cual era por seis mil millones de dólares.

Ahora la demanda toma mayor fuerza con la participación de más de 3 mil 922 transportistas de todas las regiones del país. Además de realizarse un estudio que indica daños por 381 millones de dólares al año, además del respaldo de 2 mil inversionistas, explicó Roberto Keoseyan, abogado de RK Consultores.


Ahora la demanda va por tres mil 800 millones de dólares, por 10 años de violación permanente, precisó. Aunque los daños superan los cinco mil millones de dólares.

"Hemos visto avances, prácticas que llevan el curso de la demanda, las personas que llevan el caso han manejado situaciones con éxito, es lo que impulsó a la Conatram para adherirse, existen posibilidades de tener éxito en la respuesta de EU en relación con los daños que nos han hecho", dijo por su parte Elías Dip Rame, presidente de esta organización.

Cabe destacar que el pasado 13 de octubre venció el plazo de evaluación del programa transfronterizo, con el que se determinará si se abrirá la frontera a todos los transportistas mexicanos que cumplan con la normatividad estadounidense, sin embargo, a la fecha no existe un planteamiento definitivo por parte de EU que signifique una apertura real, efectiva y definitiva.