Economía

Cambio en Moody's lleva a la baja calificación de bancos

Tres bancos, con siete de sus arrendadoras financieras relacionadas y el IPAB, registraron una baja en su nota de deuda a A3 de A2 debido a que la calificadora consideró una nueva metodología para reevaluar el apoyo proveniente del Gobierno para esas entidades, en caso de enfrentar un problema sistémico.
Karla Rodríguez
05 junio 2015 18:50 Última actualización 05 junio 2015 18:51
Etiquetas
Bancomer

(Bloomberg)

Moody's de México revisó a la baja las calificaciones de BBVA Bancomer, Banorte y Scotiabank Inverlat, además de siete arrendadoras relacionadas con estas instituciones financieras, así como la nota del Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB), derivado de cambios en su metodología.

Las calificaciones de deuda y de depósitos en moneda local de los bancos afectados pasaron a A3 de A2.

David Olivares Villagomez, vicepresidente de la Oficina de Crédito Senior del grupo de Instituciones Financieras de Moody's, explicó que estos cambios de calificación no reflejan un deterioro en los fundamentales crediticios de los emisores afectados, ni reflejan un cambio en la opinión de Moody's sobre el perfil crediticio fundamental del soberano mexicano.


Se trata, dijo, de un ajuste que permitió reconsiderar la forma en la que se evaluaría el apoyo de Gobierno a las instituciones financieras, como parte de una estrategia mundial, que provocó cambios de nota para varios bancos.

“Lo que cambió es el enfoque para evaluar el apoyo de Gobierno, pues antes si un sistema bancario entraba en problemas, el Gobierno podía hacer uso además de su herramienta fiscal, de otros mecanismos como facilidades contables, que le permitieran a los bancos no reflejar pérdidas, pero al final de cuentas las enseñanzas que deja la crisis a nivel global, nos indican que la capacidad de Gobierno para dar apoyo está afectada por su capacidad fiscal”, dijo Olivares Villagomez.

Los bancos que sufrieron un ajuste a la baja en su nota, son aquellos cuya calificación era superior a la del Gobierno.

“Ahora están alineados al mismo nivel que el Gobierno, aunque haber bajado la calificación no refleja un debilitamiento de los bancos, ni del IPAB, ni de la deuda soberana, es simplemente una forma diferente de incorporar el apoyo de Gobierno”, explicó.

Apuntó que lo que dejo ver la crisis es que cuando un sistema bancario comienza a entrar en problemas de liquidez y solvencia, lo que funciona es que los bancos prueben tener mejores niveles de capitalización.

Recientemente, Moody’s modificó su enfoque para evaluar la capacidad de los gobiernos para dar apoyo en una serie de otros países de América Latina también, incluyendo Chile y Guatemala, y continúa reevaluando sus opiniones en varios otros países de la región.