Economía

Cambio de hábitos
e ilegalidad restan recaudación al SAT

La recaudación del IEPS que se cobra al tabaco disminuyó 19.4 por ciento anual entre enero y marzo de 2016, mil 954 millones de pesos menos que en 2015 debido a factores como la importación ilegal al cigarro y la adopción de un estilo de vida saludable.
Dainzú Patiño 
16 mayo 2016 23:58 Última actualización 17 mayo 2016 5:5
Tabaquismo. (Archivo)

En los últimos años se observa una reducción sostenida en las ventas que coincide con el incremento del precio de los cigarros, señala estudio. (Archivo)

Los cambios de hábitos hacia una vida más saludable, la operación del mercado ilegal relacionada con la producción, importación y venta ilegal de cigarros y la falta de actualización del impuesto conforme a la inflación, implican una menor recaudación del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) que se cobra al tabaco.

Al cierre del periodo enero-marzo la recaudación de este IEPS registró un decremento real de 19.4 por ciento anual, que significó mil 954 millones de pesos menos respecto a un año atrás.

El monto total pasó de 11 mil 336 millones de pesos en el primer trimestre de 2015 a nueve mil 382 millones de pesos en los primeros tres meses de 2016.

Esta baja se relaciona con una menor compra de cigarros, pues el precio por cajetilla es cada vez más alto, señala un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública.

“En los últimos años se observa una reducción sostenida en las ventas que coincide con el incremento del precio de los cigarros. Las alzas en los precios de los cigarros han estado asociadas con incrementos en el IEPS”, refiere.

Agregó que desde enero de 2011 los cigarros están sujetos a un impuesto especial de 160 por ciento, sobre el precio de venta al detallista y 35 centavos por producto.

Los dos componentes representan alrededor de 55 por ciento del precio de venta al consumidor final para la marca más consumida. Cifras del INEGI refieren que en 2015 se consumieron mil 963 millones de cajetillas, mientras que en 2010 se consumían 2 mil 205 millones de cajetillas.

El componente fijo del IEPS se introdujo en 2010, año en el cual fue de 0.04 pesos por cigarro o por 0.75 gramos.

Hay otro factor que juega en el descenso del IEPS recaudado: el contrabando de cigarros pirata e incluso la fabricación de estos al interior del país, refirió Enrique Velderrain Sáenz, director de Velderrain Sáez y Asociados.

Un cigarro suelto pirata cuesta entre 50 centavos y un 1 peso en puestos ambulantes cercanos a escuelas y oficinas y una cajetilla cuesta 10 pesos; mientras que uno legal cuesta en promedio 5 y hasta 10 pesos en zonas como Polanco y la cajetilla 60 pesos, comentó un vendedor ambulante sobre Avenida Insurgentes.
En tanto, el SAT estima que cada año deja de recaudar mil 500 millones de pesos al año por cigarros apócrifos.

Otro elemento que influye en una menor recaudación, que afecta desde que inició la aplicación del IEPS a cigarros en 2011, es que el impuesto no se actualiza conforme a la inflación.

Es decir que las medidas tomadas para recaudar IEPS han perdido fuerza con el paso del tiempo, explicó Erick Antonio Ochoa, representante de la Fundación Interamericana del Corazón.
Por otro lado, a pesar de la aplicación del impuesto, no se han visto mejoras en actividades relacionadas con la prevención y tratamiento de enfermedades por tabaquismo, ya que los montos recaudados van a una bolsa general y los gastos en problemas de la salud generados superan lo recaudado por el tabaco, refirió Ochoa.

MENOS POR AZÚCAR AÑADIDA

En tanto el IEPS que se aplicó después de la reforma fiscal de 2013 a productos como bebidas con azúcar añadida (refrescos, aguas saborizadas y jugos), si bien no registró números negativos, sí creció a un menor ritmo que el primer trimestre del año pasado. En enero-marzo de 2015 creció 88.6 por ciento y 21.4 por ciento en el de 2016.
La gente está cambiando de hábitos y sustituye refrescos por agua saborizada con frutas, sobre todo en los hogares, refirió Herbert Bettinger, director de Bettinger Asociados.

Datos de INEGI detallan que el consumo de estas bebidas, en millones de litros, reportó su máximo crecimiento en 2011, de ocho por ciento y posteriormente el consumo apenas ha crecido 1 por ciento incluyendo 2015. En 2014 se reportó una baja de uno por ciento.

Cabe destacar que el impuesto de un peso por litro a estas bebidas comenzó a aplicarse en 2014, lo que también ocasionó un mayor precio de estos productos.

De 2008 a 2015 el consumo en millones de litros se mantuvo en uno por ciento y el valor de las ventas aumentó 49.35 por ciento.

De 2013 a 2015, en montos, las ventas crecieron 6.4 por ciento en términos nominales para situarse en 161 mil 617 millones de pesos en 2015, el más alto desde 2007.

consumo_saludable