Economía

Cafeticultura orgánica, opción en Chiapas ante crisis por plaga de roya

Debido a la plaga de roya que ha afectado los cultivos de café tradicionales, productores chiapanecos han optado por cultivar café orgánico, el cual se cotiza en el mercado 400 pesos más caro que el tradicional.
Angeles Mariscal
10 julio 2014 2:19 Última actualización 10 julio 2014 5:0
Café orgánico

Café orgánico, alternativa de cultivo ante plaga de roya en Chiapas(Ángeles Mariscal)

CHIAPAS.- Delmar Pérez González es hijo de peones acasillados que trabajaban en las fincas de terratenientes de Chiapas. Desde hace poco más de dos décadas, él y otros 27 campesinos migraron del municipio de Siltepec, y se instalaron en Ángel Albino Corzo, a 1.5 kilómetros de la Biósfera El Triunfo, uno de los bosques de niebla más importantes y conservados del país del país.

“Esta tierra costo 90 mil pesos, la pagamos con un crédito bancario. Todo esto era una montaña y potreros. Escogimos el lugar porque el clima es especial para sembrar café”, señala, mientras una docena de jornaleros agrícolas provenientes de Guatemala, corta y coloca en cestas las carezas que brotan del cafeto.

Las ganancias son pocas, dice, pero le han dado lo suficiente para criar seis hijos, y dar trabajo a jornaleros que cada año cruzan por la frontera sur del país, para laborar en el corte de café en Chiapas.


Este año, sin embargo, los cafetales no dieron la cosecha esperada. “Esta baja la producción por motivo de la enfermedad de la roya, la producción se esta secando y cayendo. Bajo la cosecha, pero estamos dando tratamiento (a los cafetos) con sulfato de cobre, esperamos que la mata se recupere”.

La plaga de la roya provocó la caída del 70% de la cosecha de café en 2014, que se esperaba fuera de 530 mil toneladas. Fuente: Ismael Gómez Coronel, delegado regional de la Coalición Regional de Organizaciones Productoras de Café.

Al igual que Delmar, en el poblado Vista Alegre, otros 50 se dedican a la siembra del café. Casi todos ellos pertenecen a la organización Campesinos Ecológicos de la Sierra Madre de Chiapas (CESMACH), quienes desde 1992, iniciaron la conversión de la agricultura convencional –que utiliza agroquímicos y fertilizantes artificiales- a la orgánica.

“Empezamos a organizarnos en el 1992, por la baja de precios en el mercado y los altos intereses de los coyotes (intermediarios) a los productores. Era un momento muy crítico para los cafeticultores, así que decidimos apostarle al futuro, a la siembra de café orgánico. En ese momento solo lo producían en Chiapas las organizaciones Isman y San Fernando”, explica Carlos Omero Velasco, socio fundador de CESMACH.

El líder cafetalero explica: “nosotros queríamos ser productores exportadores de café, no quedarnos solo en la producción. Limpiamos la deudas de los productores en los bancos para ser acreedores de crédito.

“En 1996 hicimos un plan de cinco años para lograr ser exportadores, tener una bodega, vehículos. Lo veíamos como un sueño. Ahora que ya lo tenemos decimos cómo es que llegamos… “.

CESMACH inició con 20 socios de cinco comunidades de la sierra. Ahora son más de 200. Habitan en 35 comunidades de los municipios de Ángel Albino Corzo, Siltepec, Montecristo de Guerrero y La Concordia.

En la cosecha 2013 productores de CESMACH obtuvieron 18 mil quintales de café –equivalente a 46 kilogramos- de los cuales 16,500 quintales se destinaron al mercado internacional; principalmente Estados Unidos, Japón y Europa. El resto se vendió en el mercado local.

“Los obstáculos (en los pasados 19 años) nos fortalecieron porque tuvimos que buscar nuevos mercados, no queríamos solo entregarlo en bodega, sino comerciarlo, exportarlo, negociar los precios. Nuestro objetivo era comercializar y tener el contacto directo con el cliente”.

Carlos Omero explica que sus socios poseen actualmente 30 mil hectáreas sembradas de café, de las cuales, dos terceras partes aún se encuentran en proceso de transición. Es decir, en proceso de purificación de la tierra para hacerlos 100% orgánicos.

“Los beneficios que ven los socios en dejar de utilizar agroquímicos y fertilizantes, y cambiar a cultivo orgánico, es mucho, porque si en el mercado un quintal pagan el café convencional en mil 500 pesos; el orgánico es cotizado 400 pesos más alto”.

Además, refiere que las matas que son tratadas con agroquímicos y fertilizantes son menos resistentes a la plagas como la roya. De manera tal que mientras ahora estos productores sufren ahora afectaciones en hasta el 70% de sus cultivos; los productores orgánicos de CESMACH calculan que solo el 10% de sus matas se encuentran afectadas por la plaga.

“Nuestros socios no están planeando en migrar o vender parte del terrenos para sobrevivir, como lo están pensando ya los productores libres”, explica.