Economía

Bonistas de Oro Negro pueden recibir una plataforma que no quieren

Después de que Oro Negro no pagó un cupón por 4.8 mdd y se declaró una cesación de pagos, los tenedores de bonos se enfrentan a una disyuntiva: tomar el control de la plataforma que respalda el bono y tratar de venderla en medio de una saturación global o esperar a que un contrato con Pemex se concrete.
Bloomberg
19 octubre 2015 16:7 Última actualización 19 octubre 2015 16:27
Pemex Oro Negro. (Bloomberg)

Pemex Oro Negro. (Bloomberg)

Los desairados bonistas del operador de yacimientos petrolíferos mexicanos Oro Negro Offshore Drilling Pte se acercan cada vez más a la única opción que esperaban evitar a toda costa: recibir una plataforma que ninguno quiere.

Un fideicomiso de inversores con pagarés por 175 millones de dólares que vencen en diciembre declaró una cesación de pagos el viernes después de que Oro Negro no honró el pago de un cupón por 4.8 millones de dólares.

Ahora, los bonistas enfrentan una disyuntiva: tomar el control de la plataforma, llamada Impetus, que respalda el bono y tratar de venderla en medio de una saturación global, o mantener la esperanza de que un contrato largamente postergado con el productor estatal de crudo, Pemex, por el uso de los equipos finalmente se concrete.


El dilema es un ejemplo más de cómo están sufriendo las compañías y los inversores en tanto productores petroleros que van desde Pemex hasta Petrobras recortaron los presupuestos de inversión en miles de millones de dólares después de que el petróleo se desplomó 50 por ciento desde su pico máximo en 2014.

Al igual que la mayoría de las empresas de servicios petroleros que operan en México, Oro Negro es particularmente vulnerable a estos recortes dado que recibe 100 por ciento de sus ingresos de Pemex, que continúa siendo todavía el único productor petrolero en el país.

“Es una situación bastante desesperada para los acreedores”, dijo Robert Rauch, socio y gerente de cartera en Gramercy Funds Management LLC en Greenwich, Connecticut, que no tiene estos bonos. Dejar aparcada la plataforma “en este mercado no será una opción muy atractiva”.

El bono 2015 cayó hasta un mínimo récord de 43.88 centavos por dólar desde 72 centavos el 29 de septiembre, la víspera de que Oro Negro incumpliera el pago de intereses.

Si la historia sirve de guía, a los inversores les convendría esperar un acuerdo con Pemex. Los accionistas de la compañía de servicios petroleros mexicana que entró en cesación de pagos, Oceanografía SA, tomaron el control de Goliath, el barco de aprovisionamiento de servicios petroleros de 591 pies, en marzo de 2014. Les costó encontrar un comprador.

MERCADO COLAPSADO

“A esta altura, hasta un contrato malo a tasas diarias más bajas es mejor que ningún contrato”, dijo Rauch.

El mercado de plataformas autoelevables, plataformas petroleras apoyadas sobre pilotes como la que respalda el bono de Oro Negro, colapsó junto con los precios del crudo. A nivel mundial, el número de plataformas similares en funcionamiento cayó hasta un mínimo en 22 meses de 164 en septiembre desde 182 un año antes, según Rigzone, un sitio web de noticias sobre el sector. Las plataformas no utilizadas son desguazadas o aparcadas.

“Como todas las empresas en nuestro sector, Oro Negro enfrenta problemas considerables”, dijo la empresa con sede en Ciudad de México en una carta a los acreedores con fecha del 7 de octubre. “Nuestros problemas son consecuencia directa de los desafíos que también enfrenta nuestro único cliente, Pemex”.

Oro Negro se negó a hacer declaraciones para este artículo.